Washington. Estados Unidos dijo el lunes que seguía abierto a discutir un pacto de intercambio de combustible nuclear con Irán, pero sólo si la república islámica toma medidas claras para responder a las preocupaciones internacionales sobre su programa nuclear.

El portavoz del Departamento de Estado P.J. Crowley dijo que el pacto para salir de la disputa por las ambiciones nucleares de Irán seguía en la mesa, aunque señaló que Washington tenía pocas esperanzas de que Teherán lo acepte.

El acuerdo fue propuesto en octubre por la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés). "Seguimos interesados en seguir esa oferta si Irán está interesado", dijo Crowley en una conferencia de prensa.

"Necesitaría ser actualizada porque en el curso de los últimos siete meses Irán ha tenido sus centrífugas operando y uno puede suponer que ha incrementado la cantidad de combustible a su disposición", agregó.

El funcionario estadounidense explicó que lo que se espera de Irán es que acuda a la agencia de supervisión nuclear de Naciones Unidas y entregue una respuesta definitiva a la oferta.

Un alto funcionario iraní dijo el lunes que Irán estaba listo para iniciar el trabajo en una nueva planta de enriquecimiento de uranio, desafiando la presión de Occidente para terminar con su polémico trabajo nuclear.

La Casa Blanca dijo el lunes que la retórica iraní sobre su programa nuclear no siempre concuerda con su capacidad, pero destacó que había serias evidencias de que Irán no cumplía con sus obligaciones internacionales.

"La retórica de Irán y su programa nuclear no siempre concuerda con la realidad de lo que son capaces", dijo el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs.

Pese a que Irán inicialmente indicó que discutiría el pacto propuesto de combustible, más tarde los diálogos colapsaron, lo que persuadió a Estados Unidos y sus aliados para comenzar a presionar por una cuarta ronda de sanciones de la ONU a Teherán, que temen busca desarrollar armas nucleares.