Caracas. Estados Unidos importó alrededor del 49% del petróleo que usó esa nación durante el año pasado, unos 11,8 millones de barriles por día (mmbd) de crudo y productos refinados del petróleo.

Pese a este importante volumen de importaciones, un informe publicado en el portal del Departamento de Información de Energía de los Estados Unidos (EIA por sus siglas en inglés), destacó que la dependencia de petróleo extranjero disminuyó desde 2005 cuando se superó 55%.

Estados Unidos consumió 19,1 millones de barriles por día (mbd) de productos derivados del petróleo durante 2010, convirtiéndose en el mayor consumidor mundial de petróleo. Mientras que fue el tercero en producción de crudo al alcanzar 5,5 mbd.

Los productos el derivados del petróleo importados por los Estados Unidos durante el año pasado incluye: gasolina, diesel, combustible para calefacción y para aviones, materias primas químicas, asfalto y otros. Sin embargo, la mayoría de los productos derivados del petróleo que se consume en esa nación se produjeron allí.

Destaca la EIA como elemento curioso que 49% de las importaciones de crudo y productos derivados del petróleo provinieron en su mayoría del hemisferio occidental (Norte, Sur y Centroamérica y el Caribe, incluyendo territorios de los EEUU).

Alrededor del 18% arribaron de los países del Golfo Pérsico de Bahrein, Irak, Kuwait, Qatar, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos. De Africa se importó 23%, y el restante 10% provino de diversos destinos.

Entre los cinco principales suplidores de petróleo destacan Canadá con 25%, Arabia Saudita con 12%, Nigeria 11%, Venezuela 10% y México 9%.