Washington. Las ventas minoristas de Estados Unidos subieron levemente menos de lo esperado en marzo, ya que los crecientes precios de la gasolina frenaron el gasto en otros segmentos, al tiempo que cayó la facturación de los distribuidores de autos, mostró un informe gubernamental.

Las ventas minoristas crecieron un 0,4%, dijo este miércoles el Departamento de Comercio, avanzando por noveno mes consecutivo. El dato de marzo fue el más débil desde junio, cuando las ventas cayeron un 0,3%.

Las ventas de febrero fueron revisadas a un alza del 1,1% desde el aumento del 1,0% reportado inicialmente.

Los economistas consultados por Reuters esperaban que las ventas minoristas aumentaran un 0,5% el mes pasado.

"Pareciera que el consumidor está resistiendo frente a las alzas en los precios de la energía", dijo Nicholas Colas, estratega de Convergex Group en Nueva York.

Los futuros de las acciones estadounidenses mantuvieron sus fuertes ganancias tras el informe, mientras que los precios de los bonos del Tesoro profundizaron sus pérdidas y el dólar recortó levemente su caída frente al euro.

Según la Administración de Información de Energía, el precio de la gasolina subió 35 centavos a un promedio de US$3,62 el galón en marzo.

La facturación en las estaciones de gasolina, que el mes pasado representó cerca de un 10,7% de todas las ventas minoristas, aumentó un 2,6% tras haber subido un 2,4% en febrero.

Sin contar la gasolina, las ventas subieron un magro 0,1% luego de un alza del 0,9% en febrero.

El gasto del consumidor, que supone un 70% de la actividad económica estadounidense, se desaceleraría tras haber crecido a una tasa anual del 4,0% en el cuarto trimestre del 2010.

Los economistas, que consideran el alto precio de la gasolina como un freno a la recuperación económica, han reducido sus proyecciones de crecimiento sobre la economía, pero esperan que la actividad retome su fuerza más adelante este año a medida que mejora el mercado laboral.

Frente a marzo del año pasado, las ventas subieron un 7,1%.

Sin contar la demanda por autos, las ventas crecieron un 0,8% el mes pasado después de aumentar un 1,1% en febrero. Las ventas de vehículos cayeron un 1,7%.

Las llamadas ventas minoristas estructurales -que excluyen autos, gasolina y materiales para la construcción- subieron un 0,4% tras haber crecido un 1,1% en febrero.

Esta última clasificación refleja con más precisión la medición del gasto del consumidor incluida en el informe sobre el Producto Interno Bruto.