San Francisco. Por primera vez desde 1992, el Pow Wow, la feria anual de turismo más grande de Estados Unidos, regresa a San Francisco y reunirá desde el 21 de mayo (a lo largo de cinco días) a unos 1.500 representantes de más de 70 países del mundo busca generar unos US$3,500 millones en negocios.

El evento, estructurado alrededor de tres días de intensas citas, busca dar a conocer a los invitados lo más novedoso de la industria en productos como hoteles, aerolíneas, destinos, touroperadores y servicios relacionados con el sector.

La feria se celebra en medio de un ambiente prometedor, lo que aumenta la posibilidad de aumentar el número de negocios realizados. Roger J. Dow, presidente y CEO de la U.S Travel Association, piensa que muy probablemente Estados Unidos, que el año pasado recibió cerca de 55 millones de turistas, podrá en 2011 llegar a los niveles de 2000, que fue un año récord en el número de visitantes.

Dow calcula que, al cerrar este año, el país podría haber atraído a unos 57 o 58 millones de extranjeros.

Los únicos desafíos que el ejecutivo visualiza en el horizonte son las crisis políticas en el Medio Oriente y el alza de los precios de los hidrocarburos.

Aun así, la idea de seguir siendo un imán importante del turismo mundial se mantiene. De hecho, si los visitantes provienen de países distantes mejor.

Segun Dow, en 2011, la apuesta es posicionarse con más fuerza en la mente de los viajeros de mercados emergentes de Asia y Latinoamérica, quienes a diferencia de la mayoría de los turistas que tradicionalmente visitan Estados Unidos (México y Canadá) se verían obligados a estadías más largas y por lo tanto a gastos mayores.

"India y China son mercados que nos interesan mucho, así como los grandes mercados de Latinoamérica, como Brasil”, sentencia Dow.
Se prevé que los próximos Pow Wow se celebren en Los Angeles, California, en 2012, y en Las Vegas, Nevada, en 2013.