La reactivación del denominado ajuste por combustible y la eliminación de subsidios eléctricos multiplican las protestas de los consumidores en contra de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

Y es que la medida gubernamental representa un alza en la factura de 22 lempiras (US$1,1) a los consumidores de hasta 150 kilovatios en el escalón bajo, y de hasta 216 lempiras (US$11,2)a los que registran 800 kilovatios de energía mensual.

Rollos de recibos, casi ilegibles, fueron aprisionados entre las manos de la ama de casa Ana Lizeth Aguilera, quien protestó ante la capitalina oficina de reclamos de la estatal, por un "cobro exagerado".

Mire estos recibos de la ENEE, dijo la ama de casa residente en El Pantanal, porque durante los meses anteriores facturaron cero consumo, no pagaba nada, pero el que le llegó en septiembre es por 900 lempiras.

Sin subsidio. El subgerente de la regional Centro Sur de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, Ernesto Cálix, adujo que los abonados desconocen que durante el presente año se eliminó el subsidio eléctrico a más de 200.000 consumidores.

El gobierno focalizó este beneficio para los clientes que consumen hasta 150 kilovatios hora al mes, que residen en comunidades y barrios pobres del país.

Más de medio millón de clientes están exentos del pago de este servicio público. El cobro correspondiente a 150 kilovatios hora sí aplica para los clientes de residenciales y colonias de clase media, así como para haciendas y casas de playa entre otras.

Cálix explicó que unos 120.000 abonados diseminados en todo el país y que consumían hasta 300 kilovatios hora al mes se les suprimió el subsidio correspondiente a un 60% de su facturación.

La ENEE eliminó, también, la subvención estimada en un 30% para los clientes que facturaban entre 301 y 500 kilovatios hora al mes. Según el funcionario, los clientes de la ENEE han comenzado a pagar el costo de la energía determinado en el pliego tarifario vigente desde febrero de 2009.

El ajuste. El subgerente de la regional centro sur de la ENEE confirmó que se aplicará a partir de octubre próximo un ajuste por combustible estimado en un 9%. De manera escalonada aplicó un 6% en junio y julio, pero lo elevó a 9% en la facturación de agosto y septiembre.

El pliego tarifario de la ENEE, vigente hasta enero de 2008, fijaba un precio base de 19.83 para el barril de bunker, 42 galones. La base establecida desde febrero de 2009 es de 55 dólares por barril.

Cuando el precio del bunker supera este valor en un 5%, la ENEE traslada la diferencia al consumidor final de manera directa. El precio del combustible oscila entre US$68 y US$70 en el mercado internacional.