Montevideo. El presidente de la estatal eléctrica uruguaya UTE, Gonzalo Casaravilla, señaló que la firma requiere de un espacio presupuestal importante para la concreción de sus inversiones. Las mismas abarcaran tanto la generación de energía, la transmisión y el mantenimiento de equipos.

A modo de ejemplo, Casaravilla señaló que la renovación de las líneas de transmisión demandarían una inversión de US$350 millones en unos 20 años.

Además, manifestó que espera “ansioso” la llegada de la oposición al directorio porque “nos va a hacer muy bien”.

En tal sentido, explicó que la asociación con privados para la realización de inversiones requiere “de acuerdos multipartidarios” de modo de brindar garantías a largo plazo.

El ministro de Industria, Roberto Kreimerman, afirmó que UTE tiene “el desafío de generar energías limpias, que alcancen al 100% de los habitantes y promueva la inclusión social”.

Junto a Casaravila asumieron César Brioso, como vicepresidente del directorio y Gerardo Rey, quien se mantiene en el órgano de conducción, como director.