Las aerolíneas del mundo han volteado a mirar a los mercados emergentes. Esto porque fueron ellos quienes generaron el 50% del tráfico aéreo durante el año pasado, el cual estuvo lleno de incertidumbre por cuenta de la volatilidad económica en los países desarrollados y la inestabilidad política en Oriente Medio, la cual empujó los precios internacionales de petróleo por encima de los US$100 por barril.

Aún así, la industria facturó US$6.900 millones, y su tamaño llegó a abarcar el 9% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

Sin embargo, los matices favorecen más a unos que a otros. El caso colombiano es uno de ellos, dado que según cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, un total de 1,58 millones de viajeros internacionales llegaron al país en 2011, un progreso considerable si se tiene en cuenta que once años atrás, en 2000, tan sólo 587.000 personas sellaron su pasaporte en Colombia.

A pesar que el año pasado 14,6 millones de personas escogieron un avión para movilizarse por el país, la industria apenas comprende el 2,7% del PIB nacional.

“El sector de viajes y turismo se encuentra por debajo de su potencial”, aseguró el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, durante la presentación de un estudio con el que el gobierno busca promocionar y fortalecer nuevas rutas áreas que atraigan a más viajeros internacionales, desarrollen la conectividad aérea y se conviertan en la punta de lanza de su objetivo de incrementar el número de turistas extranjeros a cuatro millones de personas en 2014 (de las cuales, mínimo dos llegarían al país por avión).

El documento, de más de 400 páginas, fue desarrollado por la consultora especializada ICF SH&E, la cual analizó en principio un total de 4.400 rutas, tanto nacionales, como internacionales.

Gracias a un proceso de depuración, redujeron el grupo de análisis a 173 trayectos, de los cuales podrían implementarse 80 en el presente año.

“La principal demanda se encuentra en Europa, Estados Unidos, Centroamérica y países puntuales de Suramérica, como Venezuela, Ecuador y Perú. Es el panorama actual, pero no descartamos que la necesidad de demanda aumente en el futuro”, comentó el vicepresidente de la consultora, Jared Harckman.

Las rutas propuestas por la consultora buscan que ciudades como Pereira, Pasto o Cúcuta satisfagan la demanda de destinos como Miami, Quito o Caracas.

Entre ellas sobresale la posible ruta Cartagena-Atlanta (Estados Unidos), que tendría como objetivo satisfacer la demanda de uno de los hubs (centro de conexión aérea) con mayor movilidad de viajeros en el mundo; según el estudio, la ruta tendría una ocupación del 75%.

Otro de los trayectos más interesantes es Bogotá-Londres, el cual, por frecuencia horaria, podría satisfacer la demanda de viajeros que tendrían a Cali, Medellín, Quito, Lima y Caracas como plataforma para llegar a la capital inglesa. En este caso, la ocupación por vuelo ascendería a 88%.

“Es un documento importante, que nos invita a volver a pensar en grande”, señaló el presidente de la Corporación de Turismo de Cartagena, Luis Ernesto Araújo, quien cree que la ciudad, que en febrero de 2013 acogerá el Routes of Américas, el evento más importante del sector aeronáutico, ya está trabajando por el objetivo de fortalecer el sector en el país.

“Mucha de la gente que vendrá no lo hacía desde finales de los años '90”, declaró.

Sin embargo, tal como lo comento el viceministro de Turismo, Óscar Rueda, desarrollar estas rutas demandará el esfuerzo tanto del Estado como del sector público.

“Necesitamos estimular primero la oferta, que los concesionarios aeroportuarios creen estímulos, que el sector hotelero siga mejorando su oferta, que los gobiernos locales fomenten la actividad. Si tenemos algo para ofrecer, podremos sentarnos a dialogar con las aerolíneas”, manifestó.

El funcionario tampoco descartó estudiar posibles subsidios para mejorar las políticas de precios. Entre las acciones trazadas por el gobierno se encuentra la inversión de $500.000 millones para mejorar la infraestructura turística del país (muelles, aeropuertos, malecones, etc.).

Según explicó Diaz-Granados, se ha demostrado que el desembolso de recursos por parte del Estado promueve las inversiones en el sector.

“Por cada peso que desembolsemos, los privados invierten tres”, agregó.

También se destaca el mejoramiento de la conectividad entre ciudades intermedias. Para ello, la aerolínea estatal Satena planea llevar a cabo su proyecto para encontrar un socio estratégico.

“Es uno de los objetivos de nuestro plan de negocio, con el que buscamos mejorar en cumplimiento e integrar de la mejor forma las rutas nacionales”, indicó el coronel Miguel González, su vicepresidente.

Los directivos de la aerolínea han adelantado conversaciones con nueve bancas de inversión (una de ellas es internacional), y esperan tener lista para marzo próximo la licitación para que se unan al proceso.

Si el cronograma avanza sin ningún inconveniente, entre abril y mayo se elegiría a la firma que adelantará el negocio y a final de año se dará con el nombre del socio estratégico, que podría adquirir el 49% de la actual propiedad accionaria.