El mercado de autos de lujo en Uruguay se mantiene estable aunque este segmento, muy particular y muy exclusivo, se manejará con cautela ante un año económico que se presenta con algunos nubarrones, dijeron operadores del sector a El Observador. 

El empresario, el yuppie, el emprendedor exitoso, el estanciero, aquel que busca sofisticación, comodidad, velocidad y a la vez, seguridad, tienen en los automóviles de alta gama una vía de escape a sus gustos. El cliente uruguayo, que para acceder a un coche de estos no gasta menos de US$50.000 a US$60.000, tiene preferencia por las marcas alemanas como Mercedes Benz, Audi y BMW.

Éstas han sido las empresas líderes en Uruguay del segmento en los últimos tres años, de acuerdo a un informe de la consultora Autodata, que también incluye a Volvo, Porsche y Land Rover en la categoría Premium. El pasado bimestre enero-febrero, se colocaron 118 autos de alta gama repartidos entre Mercedes Benz (45), BMW (39), Audi (31), Porsche (2) y Volvo (1). Fueron apenas dos menos que en el mismo período del año pasado, cuando se vendieron 120 coches de lujos en el país.

El director de Autodata, Jorge Martínez de Boni, dijo a El Observador que prevén que el mercado de automóviles y utilitarios en general presente una baja de 12% a 15% en 2013, registros que también alcanzarán a los autos de alta gama. Este segmento, sin embargo, se encuentra “de alguna medida aislado del resto”, indicó Martínez de Boni. “No es que el mercado deje de comprar, solo que lo posterga para dentro de un año. A veces se trata de personas que ya tiene tres o cuatro autos”, añadió.

El consultor automotriz señaló que las perspectivas son a la baja por el “entorno general de la economía” uruguaya, por el “enlentencimiento” en sectores de la industria y de los negocios agropecuarios. Igual calificó el segmento Premium de “estable”.

Gerónimo Silvariño, director de Hilton Motors, representante de BMW en Uruguay, concuerda con que los compradores de estos automóviles van a hacer más precavidos esta temporada –por las señales que vienen de Argentina y también por las que se están generando en Uruguay–, pero no cree que vaya a existir “una baja significativa”.

“Este año aparecen nubes en el horizonte”, de todos modos, el mercado “va a seguir más o menos parecido” a 2012, agregó Silvariño que tildó de “bueno” el año pasado. Los que acceden a autos caros “manejan una mayor información, es la gente que evalúa más variables a la hora de decidir”, dijo el hombre de BMW. 

Desde 2010 hasta la fecha, el mercado ha ido creciendo: hace tres años se comercializaron un total de 637 coches de lujo; un año después, en 2011, se colocaron 887 autos, y el año pasado se vendieron 888, según Autodata. Dentro del mercado de automóviles, los de alta gama representaron 2,31% del total de 2012, cuando se vendieron se vendieron 38.302 automóviles –sin contabilizar utilitarios–; en 2010 había sido 2,25% y en 2011,  ,30%. En enero y febrero de este año se vendieron 6.076 automóviles, 1,94% de lujo. 

La participación crece cuando se considera por valor comerciado.

En 2012 el mercado automotor facturó US$1.232,6 millones al comercializarse 53.237 automóviles y utilitarios. La venta de autos de alta gama alcanzó los US$76,4, lo que representa 6,2% del total. Estas cifras significaron un récord para el sector automovilístico uruguayo. Para este año, según Martínez de Boni, el director de Autodata, la facturación del total del mercado automotor rondará los “US$ 1.000 millones y poquito”. 

Nicolás Papariello, gerente general Multimotors, representante de Porsche, Volvo, Jaguar, Land Rover y Ford, dijo que las expectativas en el mercado de los vehículos de lujo se mantendrán “buenas”, con un público objetivo bien específico que difícilmente desaparezca. El año pasado se vendieron 27 Volvo y 14 Porsche. “Tenemos un cliente muy informado, que pretende tener su auto con todo el equipamiento. Es alguien que sabe lo que busca y que, quizás, ya vio lo que quería en algún viaje y luego viene a buscarlo acá”, añadió el también tesorero de la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU).

Antes no se veían . Los autos de alta gama son para un público selecto. El precio que se iguala a una casa, el hecho de que más del 60% se vaya en impuestos, el mantenimiento (un simple service bien puede costar US$1.500), los repuestos (reparar una simple pieza llega a costar entre $40.000 y $50.000), reflejan la exclusividad de este sector. Por el mismo costo de mantenimiento, el comprador de estos coches prefiere cambiar el que ya tiene con regularidad.

Los Mercedes Benz, que lideran la lista de más vendidos entre los premium, también ofrecen los coches más caros. Tienen siete modelos que puntean y cuestan entre US$259.000 –como el modelo A45– y US$570.000 en el caso del S65 AMG, el más potente de la marca alemana. Después vienen los Porsche que pueden costar en torno a US$ 250.000. 

Entre los premium no figuran otros autos y marcas que bien podrían incluirse o están cerca de calificarse de ese modo. Como los Mini Cooper que cuestan más de US$40.000 o algunos modelos de Toyota o Nissan, que están entre US$50.000 y US$60.000. Se ven “autos que antes no se veía” en las calles uruguayas como los Ferrari o los Aston Martin, indicó Silvariño, el director de Hilton Motors.

50% en impuestos. El costo de los impuestos aumenta a medida que sube la cilindrada; si el auto es de 1.500 a 2000 cc el valor estará marcado por 46% en tasas y si es más de 2000 cc, el 50%, según un informe de la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU).

40.100 dólares. Es lo que cuesta en Uruguay un automóvil de 2.400 cc en promedio. En cambio, en Brasil se reduce a US$34.300, en Argentina está en US$29.300 y en Chile en US$25.590, según la ACAU.

Lo dijo. “(El segmento de autos de alta gama está) estable, con una leve declinación acompañando el estado de la economía del país”.
Jorge Martínez de Boni. Director de Autodata.