La Bolsa de Cereales de Buenos Aires ratificó este su proyección de 46,2 millones de toneladas para la actual cosecha de soja, en el comienzo de la recolección en cuadros de primera, implantados con variedades de grupos cortos o lotes envejecidos por el déficit hídrico de diciembre y parte de enero.

Las lluvias registradas durante los últimos siete días interrumpieron la siega en gran parte de la región central, por lo cual sólo 1,7% del área nacional fue cosechada, y se obtuvo una media productiva de 17,4 quintales por hectárea.

"Es común obtener rindes bajos al inicio de la trilla, debido a que las primeras recolecciones por lo general corresponden a cuadros que se adelantaron, como consecuencia de algún factor adverso, este año la sequía", explicó la bolsa.

Por ende, añadió el reporte, "a medida que la cosecha cobre mayor impulso el rinde medio nacional ascenderá paulatinamente a valores más razonables".

Hasta ahora los mayores resultados se relevaron en la región Núcleo Norte, con rendimientos de entre 18 y 33 quintales por hectárea, mientras las regiones restantes aportaron promedios inferiores a dicho rango.

El área correspondiente a lotes de segunda contribuye con poco más del 32% del área nacional, agregó el informe.

La mayor parte de esa superficie transita actualmente diferentes etapas reproductivas bajo condiciones "favorables", gracias a las lluvias acumuladas desde febrero, y el potencial de rinde de estos cuadros es "elevado", concluyó la Bolsa de Cereales.