Santiago. Una cultura de igualdad en el lugar de trabajo multiplica la innovación y el crecimiento, según una nueva investigación de Accenture. En la edición 2019 del estudio Getting to Equal de la compañía, se concluye que la mentalidad de innovación de los empleados, o su disposición y capacidad para innovar, es más de siete veces mayor en las culturas de lugares de trabajo más igualitarias.

Según explica Esteban Rodríguez, presidente ejecutivo de Accenture Chile,"estamos entrando en la nueva era post digital, donde la digitalización de las empresas ya es una realidad". En ese contexto, añade el ejecutivo, las compañías deben buscar diferenciadores para mantenerse competitivas y el fomento permanente de la innovación "es un elemento clave para tener éxito".

En ese escenario, los equipos de trabajo más diversos se convierten en una oportunidad, "ya que generan mejores ideas y, por lo tanto, resultados". En el estudio de Accenture, se evidencia que los empleados de culturas más equitativas ven menos barreras para innovar.

De los encuestados, 40% de quienes trabajan en compañías equitativas dijo que "nada les impide innovar", mientras 21% lo hizo en organizaciones "típicas" y 7% en compañías menos equitativas.

El experto agregó que “las culturas equitativas son un pilar fundamental para el crecimiento de la sociedad en su totalidad. La recompensa potencial es enorme: nuestro estudio calculó que, si la mentalidad de innovación en todos los países se incrementara en sólo un 10%, el PBI global aumentaría en hasta US$8 billones en 10 años”.

De los encuestados, 40% de quienes trabajan en compañías equitativas dijo que "nada les impide innovar", mientras 21% lo hizo en organizaciones "típicas" y 7% en compañías menos equitativas.

Según la investigación, la gran mayoría de los ejecutivos de todo el mundo está de acuerdo en que la innovación continua es esencial: el 95% considera que es vital para la competitividad y la viabilidad comercial. Una cultura de igualdad es un poderoso impulsor de una mentalidad de innovación, más que otros factores que diferencian a las organizaciones, como la industria, el país o la demografía de la fuerza laboral.

El estudio de este año está basado en una encuesta global de más de 18.000 personas incluyendo conversaciones con 150 ejecutivos de C-suite. Toma como base la edición del 2018 que identificó 40 factores del lugar de trabajo que contribuyen a una cultura de igualdad.

La versión 2019 del Getting to Equal determinó que un entorno de empoderamiento es la más importante de las tres categorías que promueven una cultura de igualdad. Consta de seis elementos: propósito, autonomía, recursos, inspiración, colaboración y experimentación. Cuanto más es el empoderamiento del entorno laboral, mayor será la puntuación de mentalidad de innovación.

Sin embargo, las organizaciones deben cerrar la importante brecha que la investigación reveló entre los ejecutivos y los empleados de C-suite. Mientras que el 76% de los ejecutivos a nivel mundial dijo que les permite a sus colaboradores innovar, solo el 42% de los empleados está de acuerdo y confirma que existen estos espacios.

Por ejemplo, los ejecutivos parecen sobreestimar las recompensas financieras y subestimar el propósito como motivaciones para que los empleados innoven. En una cultura más igualitaria, los factores más importantes que sustentan una mentalidad de innovación incluyen proporcionar capacitación en habilidades relevantes, acuerdos de trabajo flexibles y respeto por el equilibrio entre la vida laboral y profesional.

La diversidad es un bloque de construcción crítico. Si bien los factores de diversidad solos (por ejemplo, un equipo de liderazgo diverso y una fuerza laboral con equilibrio de género) afectan significativamente la mentalidad de innovación, una cultura de igualdad es el multiplicador esencial para ayudar a las empresas a maximizar la innovación.

 

Altas apuestas económicas. La nueva investigación encontró que la mentalidad de innovación es más fuerte en las economías de crecimiento más rápido, lo que sugiere un vínculo positivo entre la mentalidad de innovación y el crecimiento del PIB. Por ejemplo, países como Argentina, Brasil, India y China tienen mentalidad de innovación más fuerte.

"Acelerar la igualdad en el lugar de trabajo nunca ha sido más crítico para impulsar la innovación. Si las personas tienen un sentimiento de pertenencia y son valoradas por sus contribuciones, perspectivas y circunstancias únicas, es más probable que avancen y se sientan capaces de innovar", concluyó Esteban Rodríguez.

Por su parte, Gabriela Álvarez, directora ejecutiva de Accenture Chile, resaltó que “las empresas a nivel global reconocen la importancia de la innovación para sus negocios y 95% de los ejecutivos consultados por el estudio ve la innovación como un elemento vital de competitividad y viabilidad de negocio. En ese sentido, una cultura de equidad al interior de la organización es un gran acelerador de la innovación y el crecimiento, por lo que desarrollarla debe ser prioridad a todo nivel”.