Bogotá. El trazado de la primera línea del metro de Bogotá podría sufrir algunas modificaciones. En julio de este año se adjudicará una consultoría que da paso a una campaña geotécnica, es decir, un estudio de suelos que concretará el diseño definitivo.

En la consultoría de ingeniera básica se elaborarán borradores de planos, además se realizarán operaciones geotécnicas en donde se harán perforaciones cada 40 metros a lo largo del trazado para mirar la calidad del suelo y poder prever y planear los riesgos geológicos.

Esa consultoría se adjudicará en julio de este año, luego se iniciará la campaña geotécnica que tarda cinco meses y hacia final de 2010 se abrirá una nueva licitación por US$25 millones para la adjudicación del diseño definitivo.

Camilo Zea, gerente de la empresa Metro, le dijo a Elespectador.com que la licitación debe quedar adjudicada en abril de 2011. "Los primeros seis meses de esa consultoría serán destinados a la elaboración de planos y a empezar obras de superficie, como por ejemplo, los patios (parqueaderos) en donde se guardarán los trenes", dijo.

El Banco Mundial decidirá cuál es el consorcio más idóneo para llevar a cabo los estudios. Todos los oferentes son internacionales, no hay ninguno local. La consultoría se paga con dineros de esa entidad financiera.

Estudios de suelo. Aunque en el diseño realizado por la firma Senner Transporte Metropolitano de Barcelona se tuvo en cuenta las características del suelo, la empresa Metro, en cabeza de Camilo Zea, determinó que lo más conveniente era realizar un estudio más riguroso para no encontrarse con inconvenientes técnicos durante la construcción.

"Si encontramos un riesgo geológico enorme movemos el trazado un poco, el diseño que hicieron los españoles tuvo en cuenta las características del suelo, pero no se profundizó en la campaña geotécnica; por lo tanto, queremos revisar para no encontrarnos con nada extraño durante la marcha", explicó Zea.

Teniendo en cuenta que de los 24 kilómetros de metro, 15 serán subterráneos, el estudio del suelo busca evitar mayores costos de la obra, pues el hecho de que una enorme piedra apareciera en el camino no sólo interrumpiría el cronograma del megaproyecto, sino que implicaría la inyección de más recursos.

Cómo será el metro. La primera línea del metro tendrá 40 trenes, 36 habilitados para funcionar constantemente y cuatro de reserva. Cada tren, de 2,80 metros de ancho, tendrá siete vagones y cabrán 6 ó 7 personas por metro cuadrado.

En el trazado, que se extiende desde el Portal de las Américas en el suroccidente de la ciudad, hasta la carrera 11 con calle 100 en el norte, habrá 27 estaciones.

Desde el portal de las Américas, en la Avenida Ciudad de Cali, en el límite de Bosa y Kennedy, la primera línea arrancará en subterráneo hasta la 1° de mayo con 68, allí irá a nivel de la superficie por el corredor férreo del sur y llegará hasta la Estación de la Sabana.

Nuevamente volverá a ser subterráneo hasta la carrera Séptima, cerca a la Plaza de Bolívar y allí cogerá hacia el norte, pasará por la Estación Central, sobre la carrera 13; y en Lourdes, la carrera 11 hasta la calle 100.

Los 15 kilómetros subterráneos se construirán con una profundidad de 20 metros. El Gerente del Metro asegura que en ese tramo no hay ninguna posibilidad de encontrar redes de acueducto, alcantarillado, luz, gas, fibra óptica y teléfono; sin embargo, sí se pueden hallar en las estaciones superficiales.

"Desde 2008 la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) ha liderado un estudio con las demás empresas prestadoras de servicio para identificar redes y ya se ha reconocido el 98%. La totalidad de las redes estará identificado cuando comiencen las obras, lo que sí podemos encontrar es agua, pero para eso existe tecnología, las tuneladoras tienen sistemas de presión que empujan el líquido para hacer una obra seca", concluyó.

Según los cálculos, la construcción del metro empezaría hacia final del tercer trimestre del próximo año y terminaría en 2017.