Caracas. La aplicación de sanciones y multas a los usuarios que están sobrepasando los topes de consumo eléctrico a escala nacional incrementará las pérdidas de energía en el corto plazo, de acuerdo con el ingeniero electricista, José Manuel Aller.

Por su parte, el ex director de la antigua Oficina de Operación de Sistemas Interconectados (Opsis), Miguel Lara, quien avala la tesis de Aller, estima que el aumento de las pérdidas de energía pudiera estar, cómodamente, entre 43% y 45% de la energía total que se genera.

Según las últimas estadísticas oficiales, que datan del año 2009, estas se ubicaron en 38,4%, sin incluir las técnicas o propias del sistema.

Los analistas sostienen que muchos afectados, que se niegan a cancelar las onerosas cuentas que les han sido reportadas por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), a raíz de la aplicación del decreto de ahorro eléctrico del Ministerio de Energía Eléctrica, están interviniendo y adulterando los medidores para evitar el pago excesivo de las multas, incluso algunos los han destruido.

Aller cuenta que, a diferencia de lo que pudiera creerse, los responsables del incremento de las pérdidas son las gobernaciones, alcaldías, industrias, comercios, gente de clase media y media alta que se pegan ilegalmente a las tomas, o adulteran los medidores.

"No hablo de los pobres porque los pobres solo consumen 5% de la energía total, la gente de los barrios no es la que está incrementando las pérdidas no técnicas de electricidad", señaló el experto.

Para el analista, la instauración de las medidas de ahorro eléctrico es improcedente, toda vez que estas van en contra de la recaudación y disminución del robo de energía. A su modo de ver, la solución al problema pasaba por un incremento racional de tarifas.

Sumado a esto el experto recuerda que las pérdidas de energía eléctrica en el país han ido en aumento en los últimos 15 años, y esa tendencia no se detiene, sino todo lo contrario.

De hecho, según datos del propio ministerio, para el año 2004 las pérdidas ascendían a 27,8%, mientras que ya para 2009 giraron en torno a 38,4%.