La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha impulsado la creación de una bebida propia a base de hojas de coca producida en su país. 

La bebida pretende competir contra una de las más famosas del mundo, la Coca Cola, ya que el jugo boliviano se llama Coca Colla, un juego de palabras que refiere a uno de los principales pueblos aborígenes que habitan en el país, según publica el sitio argentino Contexto.

El portal explica que la bebida estaría disponible a partir de abril, y se sumaría a la larga lista de productos que se venden legalmente en Bolivia en base a la hoja de coca, como infusiones, harina, pasta dental, licores y dulces. El país andino es el tercer productor mundial de este cultivo, detrás de Perú y Colombia.

El ministro de Desarrollo Rural de Bolivia, Victor Hugo Vázquez, comentó que "es una iniciativa privada para producir un energizante de coca, pero estamos viendo cómo impulsarla porque nos interesa como Estado la industrialización de la coca”.

Agregó que Evo Morales prometió impulsar la industrialización de la hoja de coca en 2006, al asumir su primer mandato. En marzo pasado, reclamó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que retiraran la coca de su lista de substancias prohibidas.

Como la hoja se sintetiza en cocaína, su uso está restringido a la fabricación de algunos medicamentos o bebidas.

Otros países andinos, como Perú y Ecuador, también venden bebidas en base a la coca en su mercado interno.

La coca (o Erythroxylum coca) crece en la región de los andes amazónicos y es utilizada desde hace al menos 3.000 años por los pueblos originarios de la zona, tanto en forma ritual como medicinal.