El presidente boliviano, Evo Morales, reiteró su llamado a reducir radicalmente las emisiones para proteger a la "Madre Tierra" y dijo que el capitalismo era la causa principal de las crisis financiera, energética, climática y alimentaria.

Morales afirmó que 300.000 personas mueren por año a raíz de las sequías, inundaciones, desertificación, tormentas y aumento del nivel del mar provocados por los gases de efecto invernadero generados por la Revolución Industrial. Y describió a las muertes como un "genocidio" causado por el capitalismo.

"Muere el capitalismo o muere la Madre Tierra. Buscar una salida intermedia es engañar a los pueblos". Evo Morales.

"Muere el capitalismo o muere la Madre Tierra. Buscar una salida intermedia es engañar a los pueblos", declaró Morales, sugiriendo un "referendo mundial" sobre los temas climáticos en Cancún.

Las demandas de Bolivia son aún más exigentes que las de los países africanos más empobrecidos y las de los pequeños estados insulares, que son los más vulnerables al cambio climático.

De acuerdo a los diplomáticos, el país anfitrión México teme que la dura posición boliviana provoque el colapso de la conferencia, donde cualquier acuerdo requiere de unanimidad.

Morales llamó a terminar con la arrogancia de los países industrializados hacia las naciones pobres y admitió que la cumbre de Cancún ha representado un mayor avance que los resultados logrados por la cumbre climática de Copenhague celebrado en Dinamarca en 2009.

* Con información de Reuters y CNN en español.