Dos personas implicadas en la compra fraudulenta de un lote de 470 hectáreas en Yacuiba para la construcción de la planta separadora de líquidos Gran Chaco, fueron enviadas a la cárcel San Roque de Sucre.

Esa fue la determinación de la jueza cautelar de Instrucción en lo Penal, Rommy Peredo, de la ciudad de Santa Cruz. Los acusados de participar en la compra-venta de un terreno no saneado son: Marcelo Oña, ex asesor legal de la planta separadora de líquidos, y Cliver Villalba, apoderado de los propietarios del terreno en cuestión.

Según la abogada de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Mónica Ramírez, la adquisición se realizó sin que el predio esté saneado y se pagó el 90%, Bs 8,8 millones (US$1,2 millones).