El empresario Nicolás Ibáñez Scott, ex propietario de la empresa D&S que controlaba las cadenas de supermercados Lider, Ekono, Acuenta y Express Lider, criticó enfáticamente la denuncia realizada por la Fiscalía Nacional Económica (FNE) que implica a las empresas Walmart, Cencosud y SMU por el caso de colusión de precios del pollo fresco.

“Rechazo enfáticamente el intento de la Fiscalía Nacional Económica (FNE) de perseguir, desprestigiar y enlodar a las empresas de supermercados aludidas en el requerimiento presentado el día de hoy (miércoles) ante el Tribunal de Libre Competencia”, declaró Ibáñez a través de una carta enviada a El Mercurio.

Agregó que “somos empresario responsables de cumplir con la ley, la ética y las buenas costumbres y orgullosos de aportar nuestro esfuerzo en bien de la patria. Por lo anterior, rechazo el procedimiento usado por la FNE y el ministro de Economía (…) de notificar y ventilar estos temas a través de la prensa con un claro intento de aprovechamiento político”.

El empresario manifestó que “es inaceptable el intento del Gobierno, a través de esta maniobra inconducente y claramente mediática, de tratar una vez más de desprestigiar a los empresarios”.

Nicolás Ibáñez, junto a su hermano Felipe, eran controladores de D&S que a finales de 2008 vendió gran parte de sus acciones a la empresa estadounidense Walmart, quedándose con un poco más del 25% de la firma y con la posibilidades de elegir a cuatro integrantes del directorio. Finalmente, el empresario vendió el resto de las acciones en septiembre de 2013.

De acuerdo a los datos que maneja la FNE, el acuerdo de precios del pollo fresco se concretó entre los 2008 y 2011 y su descubrimiento fue posible gracias a la investigación que afectó a las empresa avícolas Agrosuper, Ariztía, Don Pollo y la Asociación de Productores Avícolas de Chile de coordinarse para establecer cuotas de producción.