Asunción. El ex director de Itaipú Carlos Mateo Balmelli manifestó su categórico rechazo a la medida judicial que declaró inconstitucional la ley que admitía la fiscalización de las administraciones de Itaipú y Yacyretá. Recordó que hay un compromiso asumido en su momento por las cúpulas de la Itaipú y por los mismos gobiernos.

Balmelli se refería al decálogo suscrito el 15 de agosto del 2008 con el director general brasileño, Jorge Samek, por el cual el organismo se comprometía, entre otros puntos, a responder a todas las solicitudes de información de los órganos oficiales de control, de ambas cámaras del Poder Legislativo (Senadores y Diputados), a impulsar la total transparencia en la entidad. unificar los  procedimientos de gestión financiera.

“Este decálogo fue internalizado y consta en acta del directorio y del consejo de administración. Es una norma interna de la Itaipú, lo que quiere decir que la binacional está obligada a cumplirla y no es solamente una norma dentro de lo que sería la legislación que regula los términos del ente, sino que también está en la declaración presidencial de julio del 2009”, explicó el ex director general paraguayo.

“Lo que a mí me sorprende es cómo las actuales autoridades de la binacional no se opusieron, procesalmente hablando, a lo que se estaba sustanciando en la Corte Suprema de Justicia. Es inadmisible que por un lado la Itaipú tenga una norma interna que obliga a entregar toda la información requerida y que por el otro exista un fallo que diga totalmente otra cosa”, sentenció.

Mateo Balmelli aclaró seguidamente que la decisión de la Corte le preocupa mucho menos de lo que “no hicieron las actuales autoridades del ente”, conforme refirió.

“Especialmente en un momento en que estamos viendo los desmanes administrativos que existen dentro de la Itaipú”, apuntó.

“Observando cómo, de nuevo, los famosos fondos sociales están direccionados políticamente. ¿Entonces qué es lo que a mí me preocupa?, que ante esta situación y sabiendo la existencia de estos trámites en la justicia, los encargados de la cúpula de la Binacional no hicieron nada y digan que el decálogo hoy no tiene vigencia, porque hay una sentencia de la Corte Suprema de Justicia”, agregó.

Advirtió que estos momentos es de público conocimiento que con el dinero público está siendo financiado e impulsado proyectos políticos.

Recordó después que fue el primer director general que, debido al decálogo, se sometió a una interpelación parlamentaria. “Fui el primero que al iniciar sus gestiones presenté mi declaración de bienes y exigí a los demás directores que hagan lo mismo. La transparencia es uno de los seis puntos que Paraguay le exigía al Brasil en el manejo de la Binacional. Fue uno de los seis puntos de las reivindicaciones paraguayas y hoy en día con esta actitud complaciente, indiferente, cómplice de las autoridades de la Itaipú Binacional, uno de los reclamos históricos, lamentablemente, fue tirado por la borda”, advirtió Mateo