Quito. El exdirector de Odebrecht en Ecuador, José Conceição Santos Filho, aseguró que en los tratos con Carlos Pólit los sobornos se debían fijar caso por caso, por pedido del entonces contralor general del Estado.

En la segunda parte de su declaración, realizada el pasado 16 de diciembre, Conceição relató que a partir de 2012, cuando Odebrecht consiguió el contrato para la hidroeléctrica Manduriacu, tuvo una reunión con Pólit en el Swissôtel. En esta se acordó que la Contraloría emitiría opiniones favorables sobre los proyectos que construiría la compañía.

Confirmado ese acuerdo, dijo Santos, Pólit emitió informes favorables para los proyectos Manduriacu, Refinería del Pacífico (movimiento de tierras y acueducto), Poliducto Pascuales-Cuenca y el proyecto Daule-Vinces. Por ello se le entregaron entre 2012 y 2015 unos US$4,1 millones.

De esos valores, US$2,4 millones fueron pagados en Ecuador en efectivo. Santos le entregaba el dinero a Pólit en el hotel. Este lo guardaba en el clóset de su suite, en una caja fuerte empotrada en la pared y esos encuentros ocurrían dos o tres veces por mes, indicó el brasileño.

Debido a la frecuencia de esas reuniones, Santos optó por alquilar otra suite en la misma torre del hotel.

Entre 2012 y 2015 se le entregaron US$4,1 millones por los informes favorables para los proyectos Manduriacu, Refinería del Pacífico, Poliducto Pascuales-Cuenca y el proyecto Daule-Vinces.

El dinero provenía de la empresa Diacelec S.A., de propiedad de Édgar Arias Quiroz y contratista de Odebrecht para la provisión de acero.

El método, según relató Santos, era que Odebrecht depositaba el dinero en empresas offshore designadas por Arias Quiroz, quien a su vez se lo entregaba en efectivo a Santos.

Arias se entregó a las autoridades en junio de 2017 y ha colaborado con la Fiscalía en los casos abiertos por los sobornos de Odebrecht.

La Fiscalía ecuatoriana consideró que Diacelec habría manejado unos US$40 millones de Odebrecht en el exterior.

De acuerdo con Santos, el resto del dinero, unos US$1,7 millones, se pagaron mediante transferencias bancarias en el exterior a través de compañías offshore, directamente a cuentas señaladas por Pólit. Como prueba mostró las transferencias realizadas a Inmobiliaria Cosani S.A., empresa panameña de Estéfano Isaías Dassum, por US$1 millón, y a Plastiquim, de Mauricio Neme Macchiavello, por US$700 mil.

Al final de su declaración Santos reconoció que mantuvo contacto en junio y julio de 2016 con Pólit, con miras a recabar evidencias que sustenten su relato ante los fiscales. Es en el primer encuentro cuando grabó la conversación con el entonces contralor, en el que este admite que él solo recibe pagos en efectivo. El contenido de este audio ya fue hecho público a mediados de 2017 por los medios IDL Reporteros y O’Globo.

El segundo audio es una conversación telefónica en la que un Pólit preocupado habla con Santos por el anuncio de un acuerdo de Marcelo Odebrecht con la Fiscalía brasileña. Gracias a este acuerdo, ejecutivos de Odebrecht darían los nombres de todos los involucrados en los sobornos. “Eso es pura especulación de la prensa”, lo tranquilizó Santos. Pólit se despide diciéndole: “¡Ah carajo!, bueno, que caigan todos esos corruptos, mi estimado amigo, y que ustedes sigan adelante”.