Nueva York. Greg Smith, ex directivo de Goldman Sachs que criticó al poderoso banco de inversiones en una dura columna de opinión en el New York Times, ha cerrado un acuerdo para escribir un libro sobre sus 12 años en la empresa, según indicaron el viernes varios medios.

Smith, que dimitió de Goldman este mes, inició una guerra de pujas cuando se reunió esta semana con varias grandes editoriales para negociar un libro que incluiría detalles de lo que Smith ha descrito como una cultura tóxica en la famosa firma de Wall Street, según dijo una fuente de la industria editorial.

Las noticias sobre el trato final aparecieron primero el viernes en el New York Post, que dijo que Grand Central, un sello del grupo Hachette, había pagado US$1,5 millones por adelantado por el libro.

Jennifer Romanello, portavoz de la casa editorial, y el agente literario de Smith, Paul Fedorko, de N.S. Bienstock, no hicieron comentarios.

La agria carta de dimisión de Smith publicada en el New York Times describió a Goldman como un lugar "tóxico" con una cultura en la que se presumía de estafar a los clientes. Smith recordaba haber visto a cinco directores de gestión de la firma referirse a los clientes como "muppets", en ocasiones en correos electrónicos internos.

El término "muppet" se refiere a las marionetas conocidas como "teleñecos" en otros países, pero también a una persona simple o fácil de engañar.

La carta cautivó la imaginación de Wall Street y medios sociales como Twitter, donde Smith se convirtió en uno de los temas más comentados del momento.

Smith, nacido en Johannesburgo, trabajó en la oficina de Londres de la compañía en derivados de valores como director ejecutivo.

Su columna estuvo muy fuera de lo común, porque por lo general los empleados de la empresa evitan criticar en público el banco, tanto porque rompe el código de silencio de Goldman como que los acuerdos de no desacreditación que firman muchos empleados les impide hablar de forma negativa de la firma.

Goldman respondió a la carta diciendo que la opinión de Smith no refleja la forma en la que funciona su negocio.