La Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) pierde 23 centavos por cada lempira que recibe como ingresos debido a circunstancias técnicas y por robo de energía acentuado en San Pedro Sula, Puerto Cortés y El Progreso.

En conferencia de prensa, el gerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, Roberto Martínez Lozano, y sus principales colaboradores informaron que una banda organizada se encarga de hurtar y manipular medidores.

Las pérdidas en Puerto Cortés ascienden a 38% y en El Progreso a 37%. Las autoridades de la estatal, ante esta situación, comenzarán el próximo lunes a efectuar un operativo para combatir el hurto de energía en las principales ciudades del país.

Delincuencia organizada. El subgerente de la ENEE para la zona noroccidental del país, Ricardo Bermúdez, informó que tienen indicios de que esta asociación ilícita está integrada por ex empleados de la ENEE, por personas vinculados al Servicio de Medición Eléctrica de Honduras (Semeh) y sujetos que poseen cierta tecnología para defraudar a la estatal.

Las primeras acciones judiciales y policiales pueden comenzar a partir de la próxima semana.

Las bandas organizadas "ofrecen a los clientes de la ENEE reducir la cantidad de kilovatios consumidos para que la facturación mensual sea inferior", indicó. También se reporta un "robo masivo" de medidores denominados inteligentes, valorado cada uno de ellos en más de 1.000 lempiras (US$51,9).

"La Policía y la Fiscalía ya tienen conocimiento de esta situación. Se reporta también el hurto de energía tanto en las colonias de clase alta como en barrios e invasiones de San Pedro Sula", indicó Bermúdez.

El funcionario adelantó que las primeras acciones judiciales y policiales pueden comenzar a partir de la próxima semana, cuando se desarrollen los operativos.

Martínez Lozano aclaró que la ENEE subsidia el consumo de hasta 150 kilovatios hora al mes para unas 450,000 familias pobres. "No creo que las colonias pobres e informales tengan la necesidad de hurtar energía, porque la ENEE se las regala. Ninguna persona que reporta un consumo básico en Honduras tiene por qué pagarnos un cinco por energía", indicó.

El funcionario informó que mediante el desarrollo de acciones de control de pérdidas se proponen para este año reducirlas en 1%, lo que representará un ingreso para la estatal de 150 millones de lempiras.

Para el próximo año, continuó, se proyecta reducirlas en un 3%, que representa 450 millones de lempiras, que al recuperarlos se invertirán en el mejoramiento y la prestación de servicios de la ENEE.

Se informó que el Congreso Nacional aprobó de manera reciente la compra de 80 vehículos y la reciente contratación de personal técnico bajo la normativa legal.

Tarifazo en noviembre. El gerente de la ENEE, Roberto Martínez Lozano, expresó que tomaron la determinación de que el denominado ajuste por combustible que se le cobra a los abonados durante los últimos meses será de un 9%.

El funcionario respondió que el alza de este cobro sería de hasta un 9% en la factura de octubre que la ENEE cobrará en noviembre próximo. "La Secretaría de Finanzas se opone a esto", dijo Martínez Lozano.

A los consumidores se les facturó en julio un alza de 6%, en agosto fue de 9% y en septiembre ascendió a un nueve por ciento.

Los abonados de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica se aglomeran a diario en las instalaciones de la estatal para efectuar sus reclamos por los elevados cobros que aparecen en sus facturas.