Sao Paulo. Eike Batista, el magnate petrolero y minero que alguna vez fue el hombre más rico de Brasil, fue declarado culpable y sentenciado a 30 años de prisión por sobornar al ex gobernador del estado de Río de Janeiro, según un documento judicial publicado este martes.

La condena establece además el pago de una multa de 53 millones de reales (más de US$13,5 millones).

La condena y sentencia de Batista son las últimas en la ola de investigaciones en Brasil, que han enviado a la cárcel a decenas de empresarios y políticos poderosos.

Batista, cuyo equipo legal dijo que apelaría, fue declarado culpable de pagar un soborno de US$16,5 millones al ex gobernador de Río Sergio Cabral, quien también fue declarado culpable en el caso. 

A cambio del soborno, las compañías de Batista ganaron contratos con el estado.

El juez Marcelo Bretas argumentó su sentencia afirmando que la "arquitectura criminal fue engendrada por la empresa de Eike Batista" de una forma que resultó difícil de detectar por órganos de investigación.

Fue la sexta condena de Cabral, quien está encarcelado y ha sido condenado en sus numerosos casos a más de 120 años por una serie de cargos de corrupción.

Hace seis años, Batista, de 61 años, tenía un patrimonio neto que superaba los US$30.000 millones y se ubicaba entre las 10 personas más ricas del mundo, según Forbes.

En 2016 fue declarado prófugo debido a que se refugió en el exterior cuando un juez ordenó su arresto. Posteriormente, se presentarse voluntariamente ante la Justicia brasileña para colaborar con las investigaciones sobre la corrupción en Petrobras.

*Con información de Reuters e Infobae.