Río de Janeiro. El empresario brasileño Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora Odebrecht, la mayor del país, y preso desde junio de 2015, declaró hoy ante un juez auxiliar de la corte suprema en el marco de la homologación de las delaciones de antiguos directivos de la compañía por el gigantesco caso de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Odebrecht declaró en la sede de la Policia Federal de Curitiba (capital regional de Paraná, sur del país) ante el juez Marcio Schiefler Fontes, quien forma parte del equipo del fallecido magistrado Teori Zavascki, instructor del caso en el Supremo Tribunal Federal (STF) y quien falleció la semana pasada en un accidente de avión en el litoral de Río de Janeiro.

Odebrecht declaró durante dos horas ante el juez, para confirmar la delación que había hecho días antes, a cambio de reducir su condena de 19 años de prisión, informaron medios locales.

La presidenta del STF, Carmen Lúcia Antunes, autorizó esta semana al equipo de Zavascki a homologar las 77 delaciones de dirigentes y exejecutivos de Odebrecht en el caso Petrobras, en las que, según filtraciones a la prensa, hay centenares de políticos salpicados.

La última audiencia previa a la homologación de los acuerdos tiene como propósito que los acusados declaren que hacen el acuerdo de manera libre y espontánea, sin presión de la Fiscalía.

Odebrecht es una de las empresas más acusadas de haber formado parte de la gran red de corrupción alrededor de la Petrobras, en la que habría pagado durante años millonarios sobornos a políticos y exdirectores de la petrolera para obtener contratos, un esquema que se repitió en otros países.

A finales del año pasado, el grupo Odebrecht acordó el pago de unos 2.175 millones de dólares a los gobiernos de Estados Unidos, Brasil y Suiza para compensar los actos ilícitos por los que se le investiga.