excelsior.com.mx. La juez del concurso mercantil de Mexicana de Aviación y sus filiales, Edith Alarcón Meixueiro o las autoridades ministeriales han logrado satisfacer la solicitud de los trabajadores de transparentar la forma en cómo el Consejo de Administración de Nuevo Grupo Aeronáutico (NGA), encabezado por Gastón Azcárraga Andrade, logró la venta de la aerolínea a Tenedora K.

En una demanda integral interpuesta en la Procuraduría General de la República (PGR), los ex empleados demandaron una explicación clara de la venta de la compañía en mil pesos mexicanos (US$75) a un inversionista que no hizo frente a los problemas y la sometería a concurso mercantil.

Según el documento, Tenedora K había realizado un planteamiento de reestructuración de costos de Compañía Mexicana de Aviación consistente en pagar a los trabajadores, sobrecargos y pilotos una liquidación consistente en 12 días de salario por cada año de antigüedad y tres meses de salario, además de recontratar al personal bajo condiciones de trabajo diferentes, aunque al no lograrlo anunció su intención de solicitar el concurso mercantil.

Tenedora K, una empresa constituida con capital de Grupo Advent, enajenó 95% de las acciones de NGA el 20 de agosto de 2010.

De acuerdo con el entonces titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Juan Molinar Horcasitas, el grupo se había comprometido a reestructurar a la empresa y posteriormente venderla, ya que no se trataba de un “intermediario”.

Pago simbólico

Miguel Ángel Yúdico, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Transporte, Transformación, Aviación y Servicios Similares (SNTTTASS), aseveró que pese a que el argumento de la venta de Mexicana y sus filiales era un pago simbólico por los pasivos que la empresa tenía, sólo en la Base de Mantenimiento había inventario de piezas que podrían sumar hasta 1,5 millones de pesos (US$113.652) incluyendo otros activos como el valor de la marca, propiedades y mobilario, por citar algunos ejemplos.