Pekín. Las ventas de autos en China se enfriarían el 2011, tras aumentar más de un 30% el 2010, dado que precios más altos del combustible, la expiración de subsidios y normativas más estrictas aminorarán la demanda en el primer mercado automotriz mundial.

Sólo en diciembre, las automotoras del país enviaron 1,3 millones de sedans, vehículos utilitarios deportivos y vehículos multipropósitos a concesionarias, pero aun así no pudieron cumplir con toda la demanda.

Sólo en diciembre de 2010, las automotoras chinas enviaron 1,3 millones de sedans, vehículos utilitarios deportivos y vehículos multipropósitos a concesionarias, pero aun así no pudieron cumplir con toda la demanda.

"Los autos pequeños se estuvieron vendiendo como pan caliente en las últimas semanas porque la gente quería aprovechar los incentivos antes de que fuera demasiado tarde", dijo Meng Yi, operador de Chevrolet en Shanghái.

"En vez de obtener cualquier acuerdo por ofertas de fin de año, la gente estaba efectivamente pagando el precio completo por adelantado y recibiendo el auto meses después porque muchos modelos estaban agotados hace un tiempo ya", añadió.

Pekín emitió un masivo paquete de medidas de estímulo durante la crisis financiera global el 2009, que incluyó incentivos tributarios para autos con motores de capacidad igual o menor a 1,6 litros y también reembolsos para agricultores que cambiasen vehículos viejos por modelos de uso eficiente del combustible.

Los incentivos fueron reducidos el 2010 y la mayoría se extinguió este año.

"Probablemente las ventas mensuales caerán en el primer semestre porque los autos pequeños representan un 60% del volumen de mercado. El impacto en el segmento de los vehículos mini no puede ser ignorado ahora que hay quitado los subsidios", dijo John Zen g, analista de J.D. Power Asia Pacific.