Jason Marczak es el director adjunto del Adrienne Arsht Latin America Center, un centro de pensamiento recién creado que se inauguró con la publicación de una investigación sobre los efectos que tendrá la reforma energética de México en Latinoamérica y en la economía global. En entrevista, Marczak asegura que hacia 2025 el país se convertirá en uno de los principales y más estratégicos productores de petróleo.

- ¿Era necesario hacer una reforma energética en México?

- Sí, era necesario. La industria petrolera mexicana, y la de generación de energía en general, necesitaba acceso a capital fresco para ampliar la producción y exploración de nuevos campos. Si las próximas fases de la reforma son bien implementadas, la apertura que traerá podría ayudar a México a consolidarse como una potencia mundial en materia energética.

Las ganancias que se produzcan tendrán un impacto positivo en toda la economía. Hay expectativas de que la reforma energética podría resultar en la creación de trabajo nuevo para más de dos millones de personas. La combinación de voluntad política y de reformas legales podría poner a México a la vanguardia de la atracción de inversiones.

- Hubo una fuerte oposición a la reforma por parte de legisladores de izquierda. ¿Es justificada esa oposición?

- Esta reforma debe verse como un compromiso político innovador. El presidente Peña Nieto lideró un esfuerzo político en el cual el PRI, el partido que nacionalizó la industria petrolera en 1938, creó una supermayoría legislativa para ponerle fin a dicha nacionalización. Esto se logró al encontrar causas en común con uno de sus principales oponentes, el conservador partido PAN.

El partido de la izquierda, el PRD, fue originalmente parte de las discusiones sobre la reforma energética, pero se retiró en vez de seguir con las negociaciones. Al final, desde que el PRD dejó de participar en las discusiones finales, hubo una reforma con menos ideas y perspectivas por parte de la oposición de izquierda.

- ¿Cómo garantiza la reforma que México no “regale” su petróleo a compañías extranjeras?

- Se creará un nuevo grupo de entes reguladores autónomos y financiados independientemente, para otorgar licencias, supervisar la seguridad de las instalaciones y proteger el medio ambiente en el sector energético. También se establecerán un operador independiente del sistema eléctrico y una agencia independiente para el transporte de gas natural.

México también ha dispuesto la creación de un fondo nacional del petróleo nuevo y transparente que será manejado por el banco central. Este fondo permitirá que lo que le corresponde al gobierno por ganancias petroleras se mantenga dentro de un límite, que los recursos se compartan con las generaciones actuales y futuras, que se apoyen la investigación y el desarrollo y que haya reservas económicas disponibles en caso de emergencia.

Para esto, México requerirá medidas de transparencia sin precedentes en el hemisferio, que incluyen acceso público a los contratos, desglose y declaración de las fuentes de ganancia y una contabilidad abierta para el fondo nacional del petróleo.

- ¿Cómo se afectará la economía de México con la apertura del sector energético a la inversión privada?

- La economía mexicana crecerá exponencialmente una vez que las reformas se hagan efectivas. México también puede ganar en cuanto a competitividad global, particularmente cara a cara con Europa y el este de Asia en manufactura. México está posicionado en el mercado global de petróleo para pasar de ser uno de los principales productores a uno de los más estratégicos en el transcurso de la próxima década.

La Agencia Internacional de Energía proyecta que los proveedores por fuera de la OPEP llegarán a su máxima producción cerca de 2020, casi al tiempo que la producción en México comenzará a crecer. Al procurar llevar al máximo el aporte nacional de sus recursos energéticos con la inversión del sector privado necesaria para alcanzarlo, México también podría convertirse en un ejemplo importante para otros países que buscan un nuevo modelo.

- ¿Qué efectos va a tener la reforma en el sector energético y financiero de Latinoamérica?

- Reformas como la de México pueden servir como inspiración o aumentar la presión para que se hagan reformas similares en otros países de Latinoamérica, especialmente en Brasil, país que actualmente está en proceso de cambios importantes en su sector energético.

Definitivamente, el sector financiero se fortalecerá. Más empresas van a solicitar préstamos y financiamientos para participar en los proyectos de la reforma. Las empresas de seguros en México definitivamente verán crecer sus portafolios. Esto puede crear un efecto multiplicador en el continente.

- ¿Y en el sector energético y financiero global?

- Estas reformas son asombrosas en su alcance y ambición. Si resultan exitosas, México pasará de ser uno de los principales productores de petróleo a uno de los más estratégicos del mundo hacia 2025.