El mercado internacional de la carne “está complicado”, habrá uno o dos meses que serán “muy difíciles para la industria”, no obstante a largo plazo “veo un futuro enorme para la industria y el productor, no hay carne en el mundo, es la realidad”, reflexionó el presidente del frigorífico Breeders & Packers Uruguay (BPU), Roberto Palma.

En su disertación frente a los productores que en la Gira Hereford visitaron la planta de BPU, añadió que “la crisis nos está afectando muchísimo, hace dos o tres semanas en las que no hay consumo, no hay compras”.

“Dependemos de Argentina, sobre todo en lo que son los cortes finos, allá la cuota (Hilton) ha bajado por lo menos US$4.000 este último mes y acá repercute automáticamente”, explicó.

Además, a su juicio, impacta la realidad Australiana, que “tiene desde hace un año ganado mucho más barato que nosotros (Uruguay)”, aunque “el gran temor que tenemos es que a todo eso se nos suma Brasil”.

Brasil, manifestó Palma, “es un monstruo, todos saben lo que significa un ganado en Brasil con un real a US$1,93 y un ganado a US$3,20 cuando valía US$4 o US$4,10”, situación que plantea un escenario comercial en el que a la industria local se le hace muy dificultoso concretar negocios ventajosos.

Palma dijo que tuvo “muchos problemas por ser tan transparente” y decir con claridad que “cuando se gana plata y cuando se pierde (…) no estoy tratando de inventar algo para tirar los precios abajo, explico cuál es la situación real”.

“Vienen momentos que serán muy difíciles, pero a largo plazo lo vemos muy bien (al negocio de la carne), reflexionó, subrayando que por algo las inversiones no han cesado, incluso está previsto a mediano plazo duplicar la faena diaria llegando a 90 vacunos", detalló.

BPU coloca carnes sobre todo en Europa, principalmente en cadenas de supermercados y restaurantes, por eso se apuesta con mucha fuerza a una línea de cortes en bifes, madurados y congelados, porcionado que ya se desarrolla en el Solís y pronto se podrá hacer en la planta de BPU ya que el equipamiento necesario está por arribar.

Palma expresó su lectura de la realidad del sector luego que los productores recorrieron la moderna planta, donde se pudo ver el funcionamiento del escaner, el que permite que la industria envíe al productor una foto de la media res con sus características. Ya se efectúa en la operativa del Solís –de la misma empresa– y pronto sucederá en el BPU. Palma señaló que así se terminan las discusiones y se contribuye a la transparencia.

Por ejemplo, el escaner denuncia con exactitud la presencia de machucamientos. La actitud es contribuir a que el productor tome mejores decisiones y que eso beneficie también a la industria.

En el BPU, al inicio de la Gira Hereford que finalizará hoy, se lanzó un plan de negocios para productores de la raza, fruto de un convenio entre esta industria y la Sociedad de Criadores, que establece el pago de premios.