El futuro del trabajo fue el tema urgente que se analizó durante el reciente Wokshop Lima, evento organizado por Contract Workplaces, empresa regional abocada al mercado de la conceptualización, el diseño y la implementación de espacios de trabajo.

El pasado 23 de noviembre se llevó a cabo por primera vez en la capital peruana esta conferencia internacional que estudia la convergencia entre el mundo de la tecnología, el real estate, las nuevas tendencias laborales y los espacios de trabajo.

Tras más de 14 años de éxito alrededor del mundo y replicando el mismo formato de Dubai, Madrid, West Coast, Londres, entre otras ciudades, el evento debutó en el Perú con nuevas estrategias, casos de estudio y novedades acerca de la temática.

Paa aquello, más de 190 profesionales asistieron a este foro que acercó al país ideas inspiradoras de expertos internacionales y locales, quienes compartieron su visión sobre el futuro.

Uno de los destacados speakers fue Philip Ross, creador de Worktech, fundador de UnGroup y CEO de Unwired, quien como conocido futurólogo reveló en Lima que en el futuro los entornos de trabajo serán una conjunción de redes sociales y espacios físicos. Ross considera que estos lugares tendrán un carácter cada vez más "hogareño", en contraposición al concepto de la oficina como un "contenedor de empleados".

"Vamos a ver cada vez más edificios que repliquen los beneficios de las redes sociales y estimulen la integración de los trabajadores. Espacios que faciliten o promuevan el encuentro entre personas situadas en diferentes partes de la organización y generen así una sinergia que amplifique los esfuerzos, las ideas y la innovación", aseguró el investigador.

También destacó en la cita Louis Lhoest, managing partner de Veldhoen + Company International, quien mencionó que la humanización de la oficina es el futuro para lograr potenciar las habilidades de la personas.

Basado en los conceptos que promueve el Activity Based Working (ABW en sus siglas en inglés), Lhoest contó que "así como en la propia casa existen diferentes lugares para cada actividad, también debería haberlos en la oficina; estamos hablando del ABW. Aplicar esta estrategia podría significar un aumento de la productividad de hasta un 40%", proyectó Lhoest.