Montevideo. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), estudian una propuesta para el control gobal de la fiebre aftosa en el mundo, destacó el director general de los Servicios Ganaderos, Francisco Muzio.

El jerarca del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), que participó de un seminario consultivo promovido por esas organizaciones en París, informó que asistieron delegados de países de Europa, Asia, Medio Oriente, Africa y de América. En ese, los expertos consideraron un documento inicial propuesto en este seminario.

Los expertos aspiran a que se termine de elaborar ese documento para que lo apruebe la asamblea anual de la OIE en marzo próximo y luego en junio presentarlo en la conferencia mundial sobre fiebre aftosa.

Los especialistas de las citadas organizaciones ya están en contacto con las posibles instituciones financiadoras del proyecto y donantes de las diferentes actividades.

Actualmente la fiebre aftosa registra un preocupante avance puesto que afecta a 100 países integrante de la OIE,pero inquieta más aún que el 77% de la población bovina mundial se encuentra en rodeos ubicados en zonas donde circula el virus de esta enfermedad. “Este es un dato relevante”, enfatizó Muzio.

En la reunión se manejaron también informes referidos a los costos beneficios y las pérdidas importantes que se generan en el mundo, tanto en la producción por la falta de acceso a mercados, como por la reintroducción de la enfermedad en áreas libres, sobre todo en el sudeste oriental.

Asimismo, Muzio y el director del Centro Panamericano de Fiebre Aftosa, el italiano Ottorino Cosivi, presentaron el único programa hemisférico de erradicación de la fiebre aftosa que existe en el mundo y que corresponde a América.

Esta región del mundo ha logrado un adelanto sustancial sobre la situación que se da en otros continentes. Por ejemplo, la Unión Europea (UE) está libre de fiebre aftosa sin vacunación, “pero en las regiones que tienen una vinculación geográfica con Europa hay una circulación del virus y de varios tipos".

El planteo que impulsan la OIE y FAO propone un programa de control progresivo de la enfermedad, que en el caso de muchos países como de Africa y de Medio Oriente, donde no hay un programa de vacunación y la aftosa es endémica, se buscaría avanzar en dos niveles en un horizonte de 15 años para empezar a conocer los riesgos e instaurar los programas de vigilancia, de atención de los focos y de la vacunación.

“Desde luego que en América donde la mayoría de los países están en los máximos niveles del control sanitario progresivo sería llegar al objetivo de la erradicación total en todo el continente”, sostuvo el funcionario.

Según Muzio, hay situaciones que son muy disímiles en el mundo. Por ejemplo, China tiene un avacunación que es selectiva y se hace solo en algunos lugares. Eso fue cuestionado, porque no se podría avanzar en el mundo cuando no se hacen vacunaciones con una cobertura que evite la circulación viral.

Adaptación. Se estima que el plan global de lucha contra la fiebre aftosa a nivel mundial que estudian la FAO y la OIE, tendrá como dificultad importante a enfrentar la adaptación de las estrategias que se proyectan, destacó Muzio.

Dijo que por lo tanto hay que seguir elaborando propuestas para ver de que manera se puede aplicar un programa como el desarrollado en América en otros continentes, que respetando las diferentes situaciones geográfica, culturales y de producción, vayan teniendo un control progresivo en el control de la enfermedad, sostuvo el experto.