Montevideo. "La carne no tiene problemas de demanda en el mundo, los problemas son de tipo financiero, por lo que puede haber algunos ajustes en los valores, pero seguirá firme el interés del mercado", destacó desde Alemania el vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernando Pérez Abella.

El jerarca, quien participó de una nueva feria de Anuga, dijo con respecto a los precios que para los cortes de alto valor se conocieron buenos valores. Indicó que tenía información de una venta de corte de Rump & Loin que se efectuó a US$17.000 la tonelada, mientras que Argentina colocó ese mismo tipo de carnes a US$ 19.000 la tonelada "y no me parece que sean malos precios", sostuvo.

Pérez Abella admitió que el mercado continúa operando con buena demanda, "tal vez está más lento por la incertidumbre que existe sobre el dólar y el euro, pero en realidad no existen dificultades de colocación de la carne".

Por otra parte, en línea con el pensamiento del presidente de la Oficina Permanente Internacional de la Carne (OPIC), el argentino Arturo Lavallol, el INAC promovió en Anuga que el bloque del Cono Sur puede satisfacer las demandas de alimentos, en especial las proteínas de origen animal. "Somos países que podemos producir con eficiencia y eso resulta un punto clave en un estrategia de posicionamiento de la cadena de la carne del Mercosur", dijo Pérez Abella.

Por otra parte, los principales importadores que hacen uso de la cuota 620 de carnes de alta calidad tienen interés en importar desde América del Sur , y Uruguay es el único país de la región habilitado para cubrir ese tipo de mercado de la Unión Europea (UE). Consideran que desde julio será importante la demanda por este tipo de carnes.

El presidente de la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF), Alberto González, comentó que este encuentro, que antes estaba armado para efectuar negocios, en la actualidad es importante para hacer contactos comerciales. Opinó que en Anuga se observó mucha cautela y que, por los problemas financieros de Europa y de Estado Unidos, difícilmente se puedan mantener los altos valores que registra el mercado de la carne.