La explosión del lunes en la Ferrominera Orinoco en Venezuela afectará al menos cuatro días de su producción, anunció el presidente de la empresa, Radwan Sabbagh.

Pese a que las actividades no se paralizarán del todo, habrá algunos trabajos que no se podrán ejecutar hasta que no se culminen las investigaciones correspondientes, explicó Sabbagh.

En rueda de prensa, el presidente de Ferrominera informó que efectivamente tres trabajadores de la empresa resultaron heridos cuando estalló el área, uno de ellos, Juan Quivera (36 años de edad), sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en 90% de su cuerpo.

Quivera fue trasladado de emergencia desde Ciudad Guayana a la Unidad de Quemados del Hospital del estado Zulia, en Maracaibo.

Las otras dos personas heridas fueron identificadas como José Gómez y Juan Carlos Forero. Ambos están recluidos en el Hospital Américo Babó pero pronto serán trasladados a Maracaibo pues uno tiene 50% del cuerpo quemado y el otro 25%.

Sabbagh afirmó que la explosión se trató "de un sabotaje, pues se logró determinar que hubo un corte de cables en el alimentador de energía en la sala R2 de planta de pellas y luego colocaron una serie de piezas metálicas que generaron el arco eléctrico que causó la explosión".

Además, refirió que el pasado 10 de septiembre ocurrió un siniestro parecido en esta área. "En este incidente quienes participaron tuvieron tiempo de colocar la escalera, cortar el cable, arrastrarlo hacia tierra, por lo tanto forman parte del personal de FMO", agregó.