México D.F. La petrolera estatal mexicana Pemex dijo este lunes que hubo una explosión en un gasoducto en el norte del país que pudo deberse a una toma clandestina, al tiempo que informó que no se reportaron heridos.

La explosión de la tubería que transporta gas natural se registró cerca de la carretera Reynosa-Monterrey, en una zona despoblada.

"Estamos investigando las causas, se cerró el suministro de gas, no hay lesionados; es una zona despoblada", dijo a Reuters un portavoz de Pemex.

"No hay indicios de bomba, es probable que haya sido toma clandestina", destacó.

En México se han hecho cada vez más frecuentes los robos de crudo, gasolinas y otros combustibles que circulan a través de la red de ductos de Pemex, el monopolio estatal encargado de la exploración, explotación y comercialización de esos energéticos en el país.

En diciembre del año pasado, un derrame de combustible ocasionado por una toma clandestina causó una explosión que cobró la vida de 28 personas, en un poblado al oriente de la capital del país.