El mes de julio se presentó como un buen mes para la industria automotriz mexicana, en el que el ensamble crece 8,5% y las exportaciones repuntan 20,2%, así como el incremento de 11% del mercado interno, esto pese a la baja percepción de confianza del consumidor.

La industria automotriz produjo 259.634 vehículos durante el séptimo mes, de los cuales exportó 231.934 unidades.

Por su parte, el mercado interno reacciona en el arranque del segundo semestre del año, al vender 96.211 autos, que represenra a cifra más alta de historia para un mes de julio.

De enero a julio del año, México produjo un millón 857.228 vehículos considerada como récord, con crecimiento de 7,5%

Las exportaciones suman un millón 505.505 unidades con aumento de 11,2%.

El representante de los distribuidores de vehículos en el mercado interno mencionó que sólo tres segmentos registraron cifras negativas como el de deportivos que cayó 5,7%, el de lujo con 3,3% menos y el de camines ligeros que retrocedió 1,0%.

En tanto los autos subcompactos registraron en julio un crecimiento de 21,6%; los compactos aumentaron 13,7%, los de usos múltiples 3,8% y los camiones pesados crecieron 114,7%.

El director general adjunto de la Amda, Guillermo Rosales Zárate, señaló que este crecimiento importante en las ventas internas se debe principalmente a las promociones y trabajo de fabricantes y distribuidores para incrementar sus ventas.

El mercado esta fuertemente incentivado para mantener promociones atractivas por fabricantes y distribuidores que convenzan a tomar la decisión de compra y es evidente que durante todo 2014 han estado presentes las promociones con plazos crediticios, ofertas de tasa, y campañas adicionales, resaltó.