Río de Janeiro. Brasil, mayor productor y exportador mundial de café, registró en agosto el mayor embarque del grano al exterior desde octubre de 2015, con 3,4 millones de sacos de 60 kilos, 30,4% más frente al mismo mes de 2017.

El Consejo de los Exportadores de Café (Cecafé) informó que las exportaciones en agosto supusieron una facturación de US$470,65 millones, un 10% más que en el mismo mes del año pasado.

En los primeros ocho meses del año, Brasil exportó 20,5 millones de sacos, 4,5% más en comparación con el mismo periodo del año anterior, lo cual supuso ingresos por US$3.100 millones, un 7,5% menos frente al mismo lapso de 2017 debido a una caída del precio del café en el mercado internacional.

"Los resultados de las exportaciones de café brasileño en agosto presentaron, conforme esperábamos, un crecimiento muy significativo, registrando uno de los mayores volúmenes mensuales de los últimos dos años", explicó el presidente de Cecafé, Nelson Carvalhaes.

"Con la buena cosecha, los números confirman el óptimo desempeño del café arábigo, así como la fuerte recuperación del café conilon. Los volúmenes del mes reflejan también la excelente calidad del producto brasileño para atender al exigente mercado internacional. Además, el sector prioriza acciones sostenible en toda su cadena productiva y refuerza la posición de destaque del país", agregó Carvalhaes.

El café de tipo arábigo lideró las exportaciones, con 2,5 millones de sacos (el 74,5% del total), seguido del robusto, con 537.000 sacos (el 15,8% del total) y el soluble (328.000 sacos o el 9,6% del total).

Estados Unidos, Alemania e Italia fueron los principales destinos del café brasileño en el acumulado del año, con el 17,5%, el 15,3% y el 9,3%, respectivamente, de todas las exportaciones del grano, según Cecafé.