Río de Janeiro. Las exportaciones de café de Brasil cayeron 0,1% en abril, respecto al mismo mes de 2017, con un total de 2,2 millones de sacos de 60 kilogramos, que supusieron US$343,5 millones, 11,8% menos en la comparación anual, informó el Consejo Nacional de los Exportadores de Café (Cecafé).

Según divulgó la patronal, Brasil, el mayor productor y exportador mundial de café, embarcó entre enero y abril de este año 10,1 millones de sacos, un 2% menos que en los primeros cuatro meses del año pasado, mientras que los ingresos llegaron a US$1.596,2 millones, 11,8% menos en la misma comparación.

Según Cecafé, del total de café brasileño enviado al exterior hasta abril, 8,88 millones de sacos eran del tipo arábigo; 164.865 sacos fueron del tipo robusto y 1 millón de sacos fueron de café industrializado (tostado y molido o soluble).

El presidente de la patronal, Nelson Carvalhaes, aseguró en un comunicado que la caída de los embarques de café en abril era esperado por ser un intervalo entre cosechas.

"Como estaba previsto, el balance de las exportaciones de café en el mes de abril reflejó el momento de intervalo entre las cosechas, con embarques que atendieron la demanda de los importadores globales pero en volúmenes inferiores a los de los meses anteriores", afirmó.

Además, Carvalhaes expresó su esperanza de que con la nueva cosecha que empieza en junio, Brasil aumente las exportaciones de café.

Entre enero y abril, Estados Unidos fue el principal destino del café brasileño, con 1,76 millones de sacos (17,4% del total), seguidos por Alemania, con 1,72 millones de sacos (17,0%) y después se sitúo Italia, con 1 millón de sacos (10,5% del total).