Washington. Las exportaciones estadounidenses de etanol podrían verse afectadas por la peor sequía en Estados Unidos en más de 50 años, pero los precios de la gasolina que se mezcla con el combustible derivado del maíz no deberían escalar significativamente, dijo este miércoles el gobierno.

La sequía afectó las cosechas e impulsó los precios del maíz a niveles récord a fines del mes pasado. El alza en los valores del cereal también han apuntalado los precios del etanol y llevado a algunas destilerías a cerrar sus instalaciones hasta que mejoren las condiciones del mercado.

La Administración de Información de Energía (EIA), el brazo estadístico del Departamento de Energía de Estados Unidos, proyectó esta semana que la producción de etanol estadounidense debería caer en 70.000 barriles por día, a 830.000 bpd en el segundo semestre del año.

Pero los precios de la gasolina no deberían subir a pesar de la pérdida en la producción de etanol, dijo la EIA este miércoles.

"El impacto del estimado declive en la producción doméstica de etanol debería verse reflejado principalmente en las menores exportaciones de etanol", declaró la EIA.

Estados Unidos pasó de ser un importador neto de etanol a un exportador neto del combustible en el 2010 y en el 2011 se convirtió en el mayor productor mundial de etanol, superando a Brasil. La EIA no indicó en cuánto deberían caer las importaciones.

La flexibilidad en la legislación estadounidense para elevar los volúmenes de etanol en la mezcla con gasolina debería ayudar a controlar los precios de la gasolina, agregó la EIA.