Santiago. La Corporación Chilena de la Madera (Corma) corrigió al alza la proyección de exportaciones forestales de este año, las que se estima crecerá 13%, llegando a US$5.600 millones. Esta cifra se explica principalmente por la recuperación de producción de celulosa luego del terremoto y la mantención de los precios en los mercados internacionales. Esto refleja, de acuerdo a la entidad, que se ha llegado a una situación de normalidad luego del terremoto de 2010.

Se indicó que en los dos primeros meses de 2011, las exportaciones sectoriales llegaron a US$916 millones, lo que representa 16,7% más que igual período del año pasado. Los principales productos exportados son celulosa, seguido de madera aserrada, elaborada y molduras sólidas y en tercer lugar otras pulpas, papeles y cartones.

Fernando Raga, presidente de Corma, informó que además se proyecta que durante este año se pongan en marcha inversiones que llegarían a los US$363 millones, en iniciativas relacionadas principalmente con celulosa, tableros y tissue. Para los próximos tres años, el total de proyectos se estima alcanzarán US$1.000 millones, en las áreas de pulpa y papel y tableros y chapas, mayoritariamente.

El ejecutivo agregó que el sector se ha posicionado como el segundo exportador del país con el 7% de los embarques a nivel nacional. Respecto del impacto del sector en sus habitantes, se indicó que 1,7 millones de personas viven total o parcialmente de esta industria, lo que equivale al 10% de la población.

Sin embargo, el dirigente fue claro en señalar que ésta es la realidad de las grandes empresas de la industria, las que han liderado el desarrollo y las positivas cifras del sector, pero “también existe otra cara, constituida por pequeñas y medianas empresas en su mayoría del rubro maderero, que no tienen tan buenos resultados, y que enfrentan un panorama difícil principalmente por el tipo de cambio bajo que les dificulta exportar, el alto costo de la energía y por la disminución de su principal mercado, Estados Unidos”.

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) son un segmento de gran relevancia para el gremio, ya que representan el 85% del número total de empresas forestales y además son importantes generadoras de empleo, puesto que son menos intensivas en capital y más en mano de obra.

Por esta razón, el presidente de Corma llamó a tener una mirada más amplia del sector forestal: “el cual tiene realidades muy diferentes dependiendo del tamaño y rubro de actividad de las empresas”.

Desafío: continuar forestando. Aprovechando que este es el Año Internacional de los Bosques instaurado por la FAO, Fernando Raga destacó el aporte que este recurso realiza al combate contra el cambio climático, mediante la captura de carbono. Al respecto indicó que la gran contribución la realizan las plantaciones forestales que capturan 95 millones de toneladas de carbono en el país, lo que contrarresta el 20% de las emisiones totales de Chile.

También explicó que para que el sector siga creciendo es necesario continuar forestando e incorporar a los pequeños y medianos propietarios a través de una legislación orientada a este grupo y que genere las herramientas que les permitan realmente participar de esta actividad, ya que actualmente existen tres millones de hectáreas de suelos erosionados que pueden recuperarse mediante la forestación, con claros beneficios económicos, sociales y ambientales.