Lima, Andina. El valor de las exportaciones de café producidas en el primer semestre del 2011 aumentó 81% en comparación con el mismo período del año pasado, informó este viernes la Junta Nacional del Café (JNC).

Explicó que ello se dio a pesar de las pérdidas en la cosecha generadas por las excesivas lluvias y la escasez de mano de obra para el recojo oportuno del café, a diferencia de años anteriores.

Por ello, la oportunidad para que los pequeños productores de café aprovechen los buenos precios internacionales resulta muy esquiva.

Dijo que una reciente evaluación de los técnicos de las cooperativas cafetaleras reporta que más de 300.000 quintales de café pergamino se perdieron hasta la fecha, cifra que puede incrementarse en el transcurso de este mes.

Para el presente año se estimó inicialmente una cosecha de 6,1 millones de quintales, contra 5,25 millones del año 2010, pero el exceso de lluvias y la escasez de cosechadores provocaron la caída de no menos de 5% de la producción.

Esta situación favorecerá el incremento de la plaga de la broca y, por tanto, el incremento de los costos de producción, pérdida que superaría los 150 millones de nuevos soles (US$54 millones), indicó.

Sin embargo, el valor de las exportaciones en el período enero junio crece 81% al sumar US$278 millones, contra US$154 millones del año pasado.

Este fuerte aumento se debe a los altos precios en el mercado internacional, generado por la escasez de cafés finos a consecuencia de la menor producción de Colombia y América Central, indicó el presidente de la JNC, César Rivas.

Comentó que hasta junio se embarcaron un millón 165.000 quintales, contra un millón 50.000 quintales del primer semestre del 2010, aumentando sólo 11%.

Refirió que si los precios internacionales siguen favorables, hasta diciembre se podrían alcanzar cifras extraordinarias en las exportaciones de café, por encima de los US$1.200 millones.

“Estas oportunidades no se repetirán buen tiempo y por eso hoy buscamos guardar pan para mayo, apostando por la productividad y calidad”, declaró.

Señaló que los cafetaleros tienen alentadoras expectativas con el nuevo gobierno, al que han presentado una propuesta para el desarrollo sostenible de la caficultura peruana.

Es una propuesta debidamente sustentada, orientada a generar competitividad y sostenibilidad del producto líder de las agroexportaciones”, precisó.

“Buscamos reducir la pobreza en el campo y convertir al café en el cultivo que garantiza paz y desarrollo en los pueblos que en el pasado reciente fue escenario de violencia”, manifestó Rivas.