Caracas. Las exportaciones venezolanas hacia Brasil se incrementaron 227% durante el primer trimestre de 2010 en contraste con el mismo lapso del año pasado, al reportar un acumulado entre enero y marzo de US$237,14 millones contra los US$72,22 millones en similares meses de 2009.

El repunte de este componente del comercio con gigante del sur, responde a un incremento en las ventas de naftas para petroquímica, materia prima para la elaboración de gasolina, cuya factura saltó de US$9,9 millones en el primer cuarto del año 2009, a US$129,6 millones este año, según datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil (Mdic).

"Definitivamente se trata de la expresión de convenios Gobierno a Gobierno, porque son derivados del petróleo", señala Nelson Quijada, presidente de la Cámara de Comercio e Industria Venezolano-Brasilera (Cavembra).

El rubro naftas para petroquímicas pasó de representar 14% de las exportaciones venezolanas a Brasil en el primer trimestre de 2009 a 55% de las ventas nacionales a ese destino en el mismo lapso de este año, indicó el Mdic en su informe mensual.

Mientras tanto, las ventas privadas no han visto tal expansión hacia el vecino del sur. En ese sentido, Quijada destaca que desde ese sector se hacen constantes esfuerzo por incrementar las exportaciones no tradicionales.

"Es una lucha constante en aumentar y nivelar un poco el nivel de la balanza, lo que no es fácil", afirma Quijada.

En ese esfuerzo, el nuevo cuerpo diplomático de Caracas en Brasilia, liderado por el embajador Maximilien Sánchez, se reunió con representantes de Cavembra para tratar, entre otros, los temas comerciales de la relación bilateral.

"Hablamos de ver cómo impulsar la balanza con respecto a las importaciones desde Venezuela y establecer convenios de transferencia tecnológica porque hay convenios que hay que activar, en el sector agrícola, agroindustrial, metalmecánico. Necesitamos la ayuda de nuestra representación allá y ellos están interesados en solucionar", dijo Quijada.

Importaciones bajan. La balanza comercial con Brasil es históricamente favorable para el socio del sur, uno de los principales proveedores de alimentos para Venezuela, en el primer trimestre de 2010, el desbalance se mantuvo, pero con un descenso de 11% en las importaciones.

Según el Mdic, entre enero y marzo de este año, Venezuela compró mercancía s a Brasil por un monto total de US$777,5 millones a diferencia del mismo periodo de 2009 cuando fue US$877,8 millones.

Quijada asegura que este resultado se trata de un evento puntual, ya que Venezuela sigue comprando muchos productos a Brasil y lo atribuye al proceso de ajuste tecnológico en el que estuvo la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) por la devaluación del bolívar realizada en enero de este año.

En ese tiempo de adecuación el proceso de asignación de dólares se hizo más lento y en algunos casos hasta se paralizó.

Sin embargo, Quijada no descarta que las importaciones desde el gigante del sur sigan en aumento, en especial con la sustitución que busca realizar Venezuela de sus compras desde Colombia.

Por productos, la caída de las importaciones se vio en rubros como la carne de pollo, los teléfonos celulares y cauchos para autobuses, productos cuya compra cayó 30%, 88,5% y 35,8%, respectivamente en comparación con el primer trimestre de 2009.

En cuanto a la carne de pollo, aunque sigue siendo uno de los productos de mayor compra en Brasil al representar 7% del total, la cantidad importada descendió de 45.371 toneladas entre enero y marzo de 2009 a 32.951 toneladas en los mismos meses de 2010.

Este bajón se mostró en la factura que llegó a US$57 millones en el primer cuarto de 2010, contra los US$81,9 millones en similar lapso de 2009.

Con estas bajas, el pollo y los celulares fueron desplazados del primer lugar de la lista de compras venezolanas en el amplio mercado brasileño por el ganado vivo, rubro que aumentó 65,5% en el primer trimestre 2010.

Venezuela importó un total de 63.804 toneladas de ganado vivo en ese período por el cual se pagó US$117,2 millones. Mientras, en el mismo lapso de 2009 la cuenta fue de US$70,8 millones por 40.741 toneladas de estos animales, cuyo destino final son los mataderos del país.