La Paz. El mayor accionista de Soboce, Samuel Doria Medina, dijo que la decisión tomada por el gobierno, de expropiar el 33,34% de las acciones que la empresa cementera tiene en Fancesa, “se constituye en un castigo a la gente que invierte en el país y trabaja por su desarrollo”.

“Acabo de conocer la información y cuando llegue a La Paz vamos a evaluar (con el directorio qué acciones tomamos)”, indicó en contacto telefónico con este medio el empresario cementero.

Doria Medina viajó a Estados Unidos para iniciar negociaciones con potenciales inversionistas. “Paradójicamente yo estaba viniendo a hablar con inversionistas para animarlos a invertir en el país. Pero, ahora, eso va a ser una misión imposible”, aseguró. Dijo que será muy difícil explicarles a los inversionistas que en “Bolivia hay condiciones para invertir”.

En La Paz, el presidente del directorio de Soboce, Juan Carlos Requena, calificó de “abuso de poder, flagrante injusticia y gravísimas irregularidades procedimentales” la decisión tomada por el Gobierno. “Soboce defenderá su patrimonio y todos los derechos que la ley ampara y garantiza”.

Añadió que estas “conocidas prácticas”, como la nacionalización de las capitalizadas y ahora la expropiación de las acciones de Soboce, terminan por convertir “empresas productivas en agencias de empleo para los poderosos de turno”.

Dijo que hay un contrasentido entre lo que el Gobierno dice y lo que hace. “Hace muy pocos días el Gobierno señalaba que lo que está esperando es inversión privada (...) y este tipo de medidas claramente no van a acompañar estas decisiones de inversión privada que se requieren”.