El vicepresidente de Asuntos Externos de ExxonMobil Exploration Argentina, Tomás Hess, confirmó que a empreasa XTO Energy -subsidiaria de la petrolera estadounidense- "iniciará en las próximas horas su plan piloto de perforaciones en Vaca Muerta, Neuquén". 

"Esta noche o, a más tardar mañana, comenzarán los trabajos en el primero de los cinco pozos previstos en el bloque Bajo del Choique-La Invernada", precisó el directivo en declaraciones a Télam.

"El proyecto que se inicia es clave, porque los resultados que se obtengan van a determinar la magnitud de las inversiones adicionales que la empresa va a realizar en el yacimiento neuquino", resaltó Hess.

El CEO de Exxonmobil, Rex Tillerson, había anticipado en junio último, tras reunirse en Buenos Aires con el presidente Mauricio Macri, que "dependiendo del éxito del programa, definiremos si es posible avanzar hacia el desarrollo total del proyecto" en un período de 20 a 30 años, lo cual podría "requerir una inversión adicional de más de US$10.000 millones".

El proyecto de la petrolera en Vaca Muerta se lleva adelante con la asociación minoritaria (10%) de la estatal provincial Gas y Petróleo de Neuquén.

Hess explicó que XTO Energy "es una empresa que se especializa en el desarrollo de recursos no convencionales, que hasta ahora sólo operó en Estados Unidos y en Canadá, y que desembarcó recientemente en la Argentina".

Hess explicó que XTO Energy "es una empresa que se especializa en el desarrollo de recursos no convencionales, que hasta ahora sólo operó en Estados Unidos y en Canadá, y que desembarcó recientemente en la Argentina".

"Es la primera incursión de la compañía fuera de América del Norte, y va a proveer todo el soporte operacional para este proyecto", agregó.

Para graficar la relevancia de la compañía, el directivo de Exxonmobil precisó que "a la fecha, XTO desarrolló una amplia experiencia en más de 4,4 millones de hectáreas y 30.000 pozos estadounidenses y canadienses".

La empresa fue pionera en el desarrollo del know how necesario para explotar de manera rentable formaciones de roca generadora de hidrocarburos en norteamérica.

Su operación -detalló Hess- "se va a diferenciar por la gran longitud de perforaciones horizontales planeadas, que normalmente llegan a 1.000 ó 1.500 metros y en Bajo del Choique-La Invernada podrían llegar hasta 2.500 metros, con lo cual serán los (pozos) más extensos realizados en el país".

El directivo recordó que Exxonmobil "tuvo un resultado muy exitoso en las perforaciones preliminares, realizadas en ese bloque durante 2013 y 2014, lo cual nos dio la pauta para desarrollar este plan piloto".

La empresa realizó entonces dos anuncios de descubrimiento de gas y petróleo no convencional en el pozo Bajo del Choique X-2, que se perforó a una profundidad total aproximada de 4.570 metros, de los cuales la perforación vertical fue de 3.570 y la horizontal de 1.000 metros, y en La Invernada, que se perforó a una profundidad total de 4.686 metros y 1.000 horizontales.

Se trata -agregó Hess- de "los pozos más productivos en la formación de Vaca Muerta y la compañía tiene muchas expectativas con su potencial".

"El proyecto que ahora comienza va a permitir que se continúe evaluando la productividad y recuperación de los pozos", añadió el directivo.

Remarcó luego que "como parte del plan piloto se incluirán la planta de producción inicial que se va a desarrollar, un posterior gasoducto, las terminales de inyección y otras obras de infraestructura que tendrán gran relevancia tanto en materia económica como de empleo en la provincia".

De hecho, el decreto 2445/15 del gobierno neuquino que aprobó el plan de inversiones incluyó la construcción de una instalación productiva con capacidad de separación y almacenaje; la construcción de un gasoducto hasta un punto donde el gas producido pueda ser inyectado al sistema para su comercialización; la expansión de una pequeña terminal para evacuar el crudo; y la conexión a producción de un pozo existente.

A mediano plazo, el desarrollo masivo de las áreas a explorar incluirían la perforación de 556 pozos horizontales de 2.500 metros, con 25 etapas de fractura cada uno.