Buenos Aires. El presidente de la fábrica de motos Zanella, Walter Steiner, anunció que para 2016 la empresa tiene previsto un crecimiento de su producción de un 20% sobre el total de unidades, aunque advirtió la necesidad de proteger la industria nacional, corregir asimiterías con Brasil y reducir los costos impositivos para lograr una mayor competitividad.

En 2015, Zanella alcanzó las 55.359 unidades vendidas, lo que significo un crecimiento del 15% en su patentamiento, en tanto que para 2016 Steiner prevé un incremento en torno al 20% en el total de las unidades.

"Sufrimos en el primer trimestre los efectos de la devaluación y la imposibilidad de trasladar a los precios esa diferencia, pero somos optimistas respecto del segundo semestre y estamos focalizando nuestra producción en las motos más solicitadas, que son las utilizadas para el trabajo, tienen bajo costo de mantenimiento y una relación de calidad, diseño y precio muy conveniente", afirmó.

Tras participar esta semana de la Exposición Argentina de Economía, Finanzas e Inversiones 2016, el directivo manifestó la necesidad de que el nuevo Gobierno establezca reglas claras que fomenten la industria nacional y la exportación.

En ese contexto, el industrial se refirió específicamente al caso de Brasil, país desde el cual dijo "se importan motos que no cumplen con el 60% de integración, ingresan partes chinas como fabricadas en ese país, sin pagar aranceles en Manaos, Brasil o Argentina".

En consecuencia, cuando el fabricante argentino quiere exportar sus unidades debe pagar mucho más cara la homologación y Brasil impone impuestos internos del 35%, de los cuales los fabricantes de Manaos están exentos, por lo cual "se hace imposible colocar allí los productos", afirmó el directivo.

La compañía está constituida por cuatro plantas, ubicadas dos en la Provincia de Buenos Aires (Caseros y Mar del Plata); una en San Luis y otra en Cruz del Eje, Córdoba; y abarca aproximadamente un 20% del mercado de moto-vehículos.