Buenos Aires. Las empresas que respaldan al fabricante argentino de biodiésel Renova SA acordaron invertir US$350 millones en dos años para construir nuevas instalaciones de procesamiento de poroto de soja en la provincia argentina de Santa Fe.

Los exportadores y procesadores locales de grano Molinos Río de la Plata SA, Vicentín S.A.I.C. y Oleaginosa Moreno Hermanos S.A. dispondrán los fondos para la construcción de una planta de procesamiento, infraestructura energética y un puerto de exportación en el distrito de Timbues, señaló Molinos en un comunicado enviado a la bolsa.

Argentina elabora biodiésel a partir de poroto de soja y disfruta de incentivos tributarios por la elaboración del combustible a partir de los porotos.

Las exportaciones de biodiésel tienen un arancel del 20%, mientras que el arancel de las de aceite de soja es del 31%.