Francfort. El jefe de Beiersdorf, el fabricante de la crema Nivea, se mostró disconforme este martes sobre el desempeño de su negocio principal de consumo durante el 2010, al tiempo que entregó detalles de las nuevas líneas de productos con las que buscará impulsar la rentabilidad.

El negocio de consumo masivo, que comprende a marcas de cuidado de la piel como Nivea, los bálsamos labiales y la línea de productos de lujo La Prairie, registró un incremento de ventas de un 1,6%el 2010.

Pero Beiersdorf había proyectado originalmente un alza de un 2%, que fue reducido en diciembre.
"Peses al claro éxito en regiones individuales, no estamos satisfechos con el desempeño general por el segmento de negocio de consumo el 2010", dijo el martes el presidente ejecutivo, Thomas Quaas.

En una presentación en su sitio web, Beiersdorf reiteró que espera que el margen del grupo -ganancias antes de intereses e impuestos (EBIT) como un porcentaje de las ventas- cayera este año comparado con el del 2010 con ventas estables.

Antes de las fiestas de fin de año, Beiersdorf había anunciado planes de invertir en sus productos de cuidado de la piel Nivea y reducir sus líneas de maquillaje y cuidado, lo que resultó en dos advertencias de ganancias.

El grupo obtiene un 85% de sus ventas de sus productos de belleza y cuidado de la piel, pero ha estado perdiendo terreno este año frente a rivales como L'Oreal y Henkel.

Entre los nuevos productos que formarán parte de la modernización están la crema para la cara Nivea Pure & Natural y el desodorante Nivea Black & White.

Las acciones de la compañía, impulsadas la semana pasada por la especulación acerca de una posible venta a Procter & Gamble, bajaban un 1,38 por ciento a las 13:18 GMT.

La compañía dijo que sus ventas el 2010 aumentaron a 6.190 millones de euros (8.000 millones de dólares), con un alza del 3,1 por ciento en bases comparables.

La ganancia subyacente (EBIT) de 697 millones de euros terminó siendo de 579 millones de euros al ajustarse por costos de amortizaciones en China y gastos de reestructuración.