París/Zurich. La empresa que fabrica los relojes Cartier, Richemont, dijo que el crecimiento de sus ventas se frenó en la región Asia-Pacífico, reactivando los temores sobre un mercado que ha sido la fuerza motriz de las ventas de lujo en años recientes.

Las acciones de la compañía, la segunda mayor productora de artículos de lujo a nivel mundial, descendían más de un 6% a primera hora de este lunes tras registrar un incremento menor al esperado en las ventas el cuarto trimestre.

Otras acciones del sector de lujo, que han estado repuntando desde el inicio del año por la esperanza de que se recupere la demanda de China tras una recaída del 2012, también bajaban, como las del número uno de la industria, LVMH, y las del fabricante de relojes Swatch.

"En esta fase no está claro cómo podrían evolucionar los patrones de negocios y cómo evolucionará el negocio en la región Asia Pacífico en el futuro cercano", dijo Richemont en una declaración.

Los compradores chinos explicaron un 25% de las compras globales de bienes de lujo y superaron a los estadounidenses para convertirse en los mayores clientes de esos artículos el año pasado, según la consultora Bain & Co.

Este mes, Swatch proyectó un fuerte crecimiento por el Año Nuevo Chino y quizá incluso por todo el año en China, al tiempo que la joyería estadounidense Tiffany & Co dijo que el gigante asiático era su único punto bueno.

Algunos analistas dijeron que si bien probablemente los inversionistas se asusten con las ventas menores a las esperadas de Richemont, el fabricante de las lapiceras Montblanc quizá estaba teniendo una cautela excesiva.

Las ventas de Richemont crecieron un 5% a un tipo de cambio constante en los últimos tres meses del 2012, a 2.860 millones de euros (US$3.800 millones), incumpliendo las previsiones de un alza de un 7,6% en un sondeo de Reuters, debido al freno en la región Asia-Pacífico.