El gigante químico alemán BASF superó las expectativas de ganancias y ventas en el primer trimestre del año gracias a la demanda del sector automovilístico y las adquisiciones recientes, que comienzan a dar sus frutos.

"BASF tuvo un poderoso arranque de 2011", dijo este viernes la mayor compañía química mundial por ingresos.

"Las tasas de capacidad utilizada fueron buenas. En particular, la demanda de nuestro negocio químico se incrementó en comparación con el mismo trimestre del año pasado", agregó.

Rivales en el sector como las dos principales firmas estadounidenses Dow Chemical y DuPont, o la saudí Sabic también anunciaron resultados mejores que lo previsto en abril.

A las 08:21 GMT, las acciones de BASF bajaban un 0,8% dejando atrás las ganancias de primera hora.

Harald Gruber, analista de Silvia Quandt Research, dijo que espera que BASF suba los precios de sus productos químicos y plásticos, que están recibiendo una robusta demanda de los fabricantes de autos y de clientes industriales en la floreciente Asia.

El beneficio operativo neto (EBIT) antes de extraordinarios de BASF saltó un 40% a 2.700 millones de euros, por encima de los 2.400 millones que esperaban de media los analistas consultados por Reuters.