Ciudad de México.- Debido a la guerra comercial entre China y Estados Unidos, el iPhone podría armarse en México y no en el país asiático. También, otros fabricantes de teléfonos inteligentes y computadoras consideran reubicar sus unidades de producción, siendo nuestro país una de las opciones.

Reconocidos fabricantes asiáticos como Foxconn Technology Group, Pegatron, Compal Electronics y Quanta comenzaron a tomar acciones y advertir a sus inversionistas, sobre las medidas que implementarían en el corto y mediano plazo.

La administración liderada por el presidente Donald Trump empezó a gravar productos chinos, de los cuales, una parte pertenece al sector tecnológico, como son semiconductores, chips o componentes industriales.

Afecta particularmente a empresas como Apple, Dell, Google, HP, Intel, NVIDIA y todas aquellas que importen componentes, o armen sus dispositivos en China y sus provincias, como Taiwán.

Información de Bloomberg reveló que, una opción para los fabricantes chinos, es ampliar la capacidad de sus fábricas localizadas en otros países, justo como está planeando hacer Pegatron, conocida por ser clave en el ensamble del iPhone y otros dispositivos.

Las Interesadas. En una teleconferencia su CEO, S.J. Liao, comentó que la imposición arancelaria bajo la Sección 301 de la Ley de Comercio de los Estados Unidos es la mayor incertidumbre para este año.

Hemos elaborado planes para nuestras instalaciones existentes en Taiwán, México y la República Checa”, resaltó.

La fábrica de Pegatron en México se ubica en Ciudad Juárez, Chihuahua, y la compañía también tiene planeado abrir una nueva planta en India. No saben cuánto durará la fricción comercial o si habrá otra ronda de aranceles después de septiembre.

Otra empresa que apostaría en el país es Compal Electronics. Ésta no es parte de la cadena de suministro de Apple y, por lo mismo, su vicepresidente Ray Chen, indicó que no han trabajado en planes de contingencia.

Sin embargo, en caso de ser impactados, consideró que no sería difícil reasignar sus líneas de producción y ensamblaje, sobre todo porque cuenta con plantas en países como México, Polonia y Vietnam.

La fábrica de Compal se ubica en Ciudad Juárez y perteneció, hasta 2011, a la japonesa Toshiba que la utilizaba para fabricar televisiones.

Por otra parte, Quanta Computer, otra taiwanesa que es proveedor de Apple, también indicó que está analizando el aumentar la producción de sus fábricas en Estados Unidos y Europa.