Paraguana. La unidad de craqueo catalítico de la refinería venezolana de Cardón, la segunda mayor del país petrolero, se mantenía paralizada este martes por una falla en una válvula de la línea de vapor de la planta, según dijeron trabajadores.

El desperfecto dejó fuera de operaciones a la unidad que procesa unos 89.000 barriles por día (bpd) de crudo, para convertirlos en combustibles.

"Aunque la falla venía (desde hace días) fue ayer (lunes) a las 3:00 de la tarde cuando se paró la unidad de craqueo y en ese momento producía 10.500 toneladas de crudo (unos 75.000 bpd)", declaró un trabajador en la planta, que prefirió el anonimato por no estar autorizado para declarar.

No fue posible contactar de inmediato con la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) para mayores detalles. No obstante, trabajadores en la unidad en el occidental estado Falcón dijeron que no hay fecha precisa para el reinicio de las operaciones.

En tanto agregaron que están trabajando para reparar un agujero en la válvula que alimenta de vapor al reactor del craqueador, razón de la paralización.

El circuito local de refinación y mejoramiento de crudo de Pdvsa ha sufrido constantes paradas programadas y fortuitas en los últimos años, pese a la ejecución de planes de expansión y mantenimiento, lo que afecta de exportación de derivados.

Cardón, que puede procesar hasta 310.000 bpd de crudo, conforma junto a su vecina Amuay el Centro Refinador Paraguaná (CRP), uno de los más grandes del mundo con 955.000 bpd de capacidad y que viene trabajando a capacidad limitada por problemas en varias unidades de proceso desde finales del 2011.

Hace algo más de un mes Cardón sufrió una falla eléctrica que paralizó por completo la refinería y unas semanas después un incendio que detuvo su planta de destilación.

Además, hace semanas en Amuay se inició un postergado plan de mantenimiento mayor del complejo catalítico.

Trabajadores coincidieron en que se están dejando de procesar al menos unos 200.000 barriles por día.