Caracas. "El agronegocio seguirá existiendo y produciendo los mayores volúmenes de alimentos, sobre todo de cereales, como maíz y arroz".

La afirmación corresponde a Carlos Mendoza, representante asistente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para Venezuela, quien este martes participó en un foro con motivo del Día de la Alimentación, donde se analizó el último informe que publicó la FAO sobre el Panorama de Seguridad Alimentaria y Nutricional de América Latina en 2011.

El vocero recomendó "hacer una mayor inversión en la agricultura familiar" entre las medidas para afrontar la nueva escalada en los precios internacionales de los alimentos, que permanecerán altos y volátiles en los próximos años, según los pronósticos de la FAO y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde).

No obstante, también aclaró que "en ningún momento nosotros pensamos que se pueden sustituir cultivos de alta tecnificación, que usen biotecnología, para volver a sistemas más tradicionales".

Mendoza señaló que "la FAO no propone recetas", sino que sugiere alternativas para solventar las crisis de las familias de escasos recursos frente al encarecimiento de la comida.

"Nuestro propósito es ver la tendencia y sugerir una agenda política para hacerle frente", acotó.

América Latina y el Caribe afronta un nuevo nivel de los precios de los alimentos, superior al de los últimos treinta años y alrededor de 40% mayor que cuatro años atrás, según el informe de la FAO que se publicó a mediados de este mes.

A estas alzas se le suma una mayor volatilidad que le hace prever al organismo que "desde una perspectiva de largo plazo, se trata de un fenómeno que llegó para quedarse".

El representante internacional explicó que "la FAO se dio cuenta de que en la crisis de 2008, cuando las reservas mundiales de alimentos se vinieron a pique, la agricultura familiar contribuyó a que los hogares más pobres afrontaran con éxito los altos precios de los alimentos", por lo que recomendó invertir más en ésta en el foro organizado por la Asamblea Nacional.

"La agricultura familiar urbana y periurbana, cercana a los centros poblados más grandes, ayuda a bajar los costos de traslado y distribución de rubros de la dieta. No necesariamente de cultivos agroindustriales, pero sí de aquellos que satisfacen necesidades nutricionales, como vegetales y hortalizas que se pueden dar en pequeños espacios", dijo el representante.