Lima. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) junto con los gobiernos del Perú, Bolivia, Ecuador y la Comunidad Andina de Naciones (CAN), trabajan en el proyecto "Semillas Andinas" el que tendrá por objeto mejorar la productividad de cultivos nativos andinos.

El plan tendrá una duración de tres años y beneficiará a 5.000 familias agricultoras de la zona y trabajará con tubérculos y granos como la papa, quinua, maíz, fréjol y habas, los cuales constituyen el 80% de la producción de la zona.

“Aunque en las zonas alto-andinas el desarrollo de la agricultura es milenario, en la actualidad se observan bajos rendimientos de los cultivos alimenticios. Una de sus causas es la falta de semillas de calidad para la agricultura familiar,” explicó Alan Bojanic, Oficial a cargo de la Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

La FAO buscará generar una mayor cantidad de empleos rurales, fortalecer la seguridad alimentaria, como la producción local. La iniciativa también pretende contrapesar la actual volatilidad y alza en el precios de los alimentos.

En el caso de los cultivos en altura, las ayuda tiene una doble importancia, ya que se trata de una producción especialmente vulnerable debido a las condiciones climáticas adversas, lo que supone pérdidas a los agricultores.

Semillas Andinas tendrá metas por países: en el caso de Bolivia, se facilitará a 1.450 agricultores el acceso de semillas de papa, habas y quinua de 170 pequeños productores; en Perú, se entregarán a 2.400 agricultores semilla de papa, maíz amiláceo y quinua de 225 pequeños productores; y en Ecuador, alrededor de 1.550 agricultores utilizarán semilla de calidad de papa, maíz amiláceo y fréjol procedentes de 205 productores.

Cabe destacar que el proyecto contará con el apoyo financiero de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), a través del Fondo Fiduciario España-FAO para América Latina y el Caribe.