Roma. Los precios mundiales de los alimentos subieron en julio después de una caída en los tres meses anteriores y podrían aumentar aún más, lo que elevaría el potencial de una crisis alimentaria similar a la vivida en 2007/08, dijo la agencia de Naciones Unidas para la alimentación el jueves.

"Los precios tienen el potencial de aumentar aún más", dijo a Reuters Abdolreza Abasian, economista de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). "Definitivamente no va a ser una temporada en la que bajen los precios respecto al año anterior".

Hace cinco años estalló una crisis alimentaria que elevó los costes de los cereales e impulsó al alza los precios, provocando disturbios violentos, aunque sólo se repetiría una situación así si los países comienzan a poner en marcha ciertas políticas como la prohibición a las exportaciones, dijo.

El índice de precios de alimentos de la FAO, que mide los cambios mensuales en los precios de una cesta de alimentos compuesta por cereales, productos oleaginosos, lácteos, carne y azúcar, promedió 213 puntos en julio, 12 por encima respecto a junio y volviendo a niveles observados en abril de este año, dijo la FAO en la actualización mensual del índice.

El nivel de julio está todavía por debajo del récord de 238 puntos que se alcanzaron en febrero de 2011, dijo la FAO, pero cercano a niveles vistos durante la crisis de 2007/08.